Cuando hay amor, ¡qué importa si son de mundos diferentes!

La historia detrás de la pegajosa ranchera, "Muchacho de Campo", por Voz de Mando, me recuerda las típicas novelas que yo veía en la televisión cuando era joven. El argumento casi siempre era el mismo y se trataba del hombre rico que se enamoraba de la muchacha que trabajaba como empleada doméstica y que generalmente venía de familia de granjeros pobres.

¡Esta es una de las cosas de mi cultura latina que todavía me choca! Tal vez el clasismo no es tan frecuente aquí en los Estados Unidos debido a que hay una brecha menor entre pobres y ricos. A pesar de que he estado en México tan sólo un par de veces creo que el clasismo es aún más marcado allí. Lo pude notar al ver en la forma en que los ricos trataban a la gente en el servicio y del transporte.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?:¿Como madre eres más latina o más gringa?

Aunque mi familia es de una alta educación y proviene de la clase media-alta de Chile, nosotras fuimos educadas de distinta forma. Nos trasladamos a este país cuando yo tenía 11 años y mis padres me enviaban a Chile todos los veranos. Como adolescente y adulto joven, salí con chilenos que provenían de clase adinerada, incluso un enamorado que tuve y que vivía en el campo y que fue mi favorito debido a su humildad, venía de familia adinerada. A excepción de él, todos los otros chicos me trataban de forma diferente porque yo era mujer.

Los apellidos y la riqueza de sus padres es lo que lo define a muchas personas en Latinoamérica. Mi gringo proviene de una familia de inmigrantes irlandeses, los trabajadores que se denominan de cuello azul. Me enamoré de él porque era una persona bella por dentro y por fuera, y muy trabajador. Siempre les dice nuestros niños: "Yo comencé a trabajar como caddie de golf cuando tenía 12 años ¡y trabajé duro para tener mi propio dinero!"

Él me trata como a un igual y ha sido un gran apoyo a lo largo de mi carrera. Lo más importante es que es un padre excepcional y muy trabajador, maneja una sucursal bancaria cerca de nuestra casa. ¡Él es mi muchacho de campo y me ha hecho feliz durante 26 años!

Mi familia siempre me apoyó, pero no puedo decir lo mismo de mis amigos. Irónicamente, fue una amiga gringa a quien conocí en la universidad y que provenía de una familia adinerada, quien me decía : "¡No puedo creer que te casarás con alguien que viene de una familia que es tan diferente de la tuya!" No hace falta decir que ella ya no es mi amiga.

Imagen vía Thinkstock

Topics: amor  matrimonio