Todo lo que necesitas saber para que tu matrimonio con un gringo sea un ÉXITO

El 5 de septiembre celebré mi aniversario.  ¡No puedo creer que ya han pasado 26 años desde que me casé con mi gringo Michael! Mi noviazgo y la boda fueron como un cuento de hadas. Lo conocí durante mi primer año en la universidad en un bar de mi barrio.  Yo estaba en una cita con otro chico, que me gustaba pero solamente como amigo. A penas  lo vi, me di cuenta que era el hombre que quería para mí. 

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?:¿Serán tus valores latinos lo que te está alejando de tus sueños de alcanzar el éxito?

Tenía todos mis requisitos, típicos de una joven de 20 y tantos años: muy buenmozo, en muy buen estado físico, un buen tipo que me trato con respeto y para mi sorpresa (para un gringo) podía bailar bien.  ¡El baile era el mayor requisito de mi lista latina! El sexo también era genial.  ¡Hacíamos el amor todo el tiempo y en cualquier lugar! 

Después de graduarme de La Universidad de New York volví a Chile y nos separamos para " ver qué pasaba". Salí con algunos chicos chilenos y seguí comparando mi gringo con ellos. No hubo caso. Mi gringo me trataba como a una igual, era "exitoso por sí mismo" (aunque no tenía dinero ), era bien parecido y en la cama era inigualable (¡dos atributos muy importantes cuando eres joven !). La mayoría de los chilenos que conocí eran "hijos de papito", machistas y no tenían el look típico de mi gringo (rubio y de ojos azules) . Estuvimos separados por menos de un año y llegó a Chile a pedir  mi mano. 

Tuvimos una boda doble en Chile (mi hermana se casó en la misma ceremonia con Kurt, un sudafricano) y toda la ceremonia fue en español con excepción de los votos, que fue en inglés, ¡para que nuestras otras mitades supieran en  lo que se estaban metiendo! Mi hermana y yo, nos fuimos a nuestros respectivos nuevos países dejando nuestras familias y nuestra patria, pues nos habíamos enamorado locamente de estos extranjeros. ¡Sólo ahora comprendo el dolor que mi pobre madre  sintió cuando nos fuimos de su lado! 

Veintiséis años después no me arrepiento, pero mi lista de requisitos ha sufrido una gran transformación. El mayor cambio en mi lista sería "vivir cerca de la familia." Creo que es el único requisito que que le aconsejaría a mi hija y otras latinas añadir en el momento de tomar la determinación de casarse con un gringo - especialmente para la típica latina que se caracteriza por estar siempre en "familia"-.

Debo decir que el  vivir en este país sin mi familia me ha obligado a trabajar mucho más para conservar mi matrimonio.  ¡Tener buen sexo y frecuente ya no es tan indispensable! 

Nuestra lista hoy día consiste en:

1 ) Mantener nuestro matrimonio fresco.
2 ) Seguir con las actividades e intereses que nos gustan independientemente pero también encontrar algo que nos encante hacer juntos.
3) Para mí, especialmente, preocuparme más de mi "físico"  ¡Estoy agradecida de que después de 26, mi gringo no sólo me respeta, sino que es un gran apoyo , un gran compañero y todavía se ve tan bien como cuando me enamoré!

Por último y lo más importante, que siento como mamá latina, que es un padre fantástico. ¡Te quiero!

Image via Lucia Ballas-Traynor

Topics: husband  marriage  sex