Sexo después del parto: ¿qué le ha quitado los deseos a él?

La llegada de una nueva personita al hogar es motivo de gran alegría y cambios para la familia. Sin embargo, para los padres esto podría significar una disminución del deseo sexual en vista de que se sienten cansados y estresados. Las trasnochadas, los cambios de pañales y los llantos inesperados podrían disminuir la libido del padre considerablemente. Así lo demuestra un reciente estudio realizado con 114  parejas de nuevas madres, tres meses después de haber dado a luz. Es que no es para menos, los hombres tienen una carga emocional y física diferente a la de la madre. Aquí te cuento cómo el bebito puede afectar la libido de papá también.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: 7 Señales que indican que necesitas más SEXO

De acuerdo con el Journal of Sexual Medicine, la principal causa que afectó la libido del padre fue la falta de tiempo, lo que explica que entre uno y cinco padres evitaron hacer el amor con su pareja en un promedio de tres meses. Otra razón que influyó en que el padre no buscara a la madre para tener intimidad, fue la preocupación por la recuperación física de la mujer después de haber dado a luz.

Entre uno y tres hombres aseguraron haber tenido relaciones sexuales con su pareja durante las seis semanas siguientes del alumbramiento. La misma cantidad aseguró haber tenido sexo entre las siete y las 12 semanas siguientes. Ésta sería la primera vez que un estudio se enfoca en lo que le ocurre al padre tras el alumbramiento de su pareja, ya que en la mayoría de los casos los estudios se enfocan en las madres.

El estudio también revela que las parejas podrían tomar más tiempo de lo esperado para volver a recuperar su rutina en lo que a su vida íntima se refiere. Y es que muchos padres se sienten agotados tras el nacimiento del bebé, esto sumado a que tienen que regresar al trabajo y también se sienten excluidos de la relación entre madre e hijo, especialmente cuando ella está lactando. Muchas mujeres aseguran que padecen de sudoración nocturna mientras se encuentran lactando a sus pequeños, lo que parece ir en contra de la libido.

El estudio recomienda que mientras que la vida sexual regresa a la normalidad, es importante tener mucha paciencia, el besarse y acariciarse en esta etapa es crucial como una forma de mantener el contacto físico mientras se reinicia la actividad sexual. Así que no te preocupes mucho si ves que tu pareja anda con pocas ganas últimamente. Lo mejor es no juzgarlo sino darle su espacio para que se acomode naturalmente a las nuevas circunstancias del hogar.

Es prácticamente normal que la vida sexual no sea la prioridad en estos momentos y en parte es algo natural. Tras el parto, la llegada del bebé, las visitas, los llantos y las trasnochadas, lo que el padre desea es descansar para reponer sus energías y continuar con su labro de proveedor del hogar, mientras la madre se encuentra de licencia de maternidad.  

Estos días suelen ser los más complicados para la familia, a pesar de ser los más alegres también. El nuevo miembro del hogar es el que tiene toda la atención de la madre y del padre, lo cual es necesario.

Ellos también necesitan comprensión, cariño y ser tomados en cuenta durante esta etapa.

Imagen vía Thinkstock

 

 

Topics: amor  atracción sexual  estrés  estudio  hacer el amor