Escuelas en Nueva York reparten anticonceptivos a sus estudiantes

¡Despídete de aquellos viajes escurridizos a la farmacia! Muy pronto algunas estudiantes de las escuelas públicas de Nueva York  podrán acceder a las "pastillas del día siguiente" en las enfermerías de sus escuelas. El Departamento de Educación  está implantando un programa que proveerá a las jovencitas de 13 instituciones de la ciudad las llamadas "píldoras del día siguiente", así como algunos métodos anticonceptivos, sin permiso de los padres.

Este programa conocido como CATCH (Connecting Adolescents to Comprehensive Health, como se llama en inglés), les dará a las adolecentes de más de 14 años un acceso fácil a los métodos anticonceptivos de emergencia, en forma oral e inyectada. El programa apoya el esfuerzo de evitar los embarazos en las adolescentes.

Advertisement

A pesar de que desde hace algún tiempo las escuelas han estado ofreciendo el acceso a condones, esto marcará la diferencia, siendo la primera vez que el sistema escolar pone al servicio de los estudiantes anticonceptivos con carga hormonal.

El Departamento de Educación ha enviado notas alertando a los padres sobre esta nueva normativa,  dándoles a los representantes  la oportunidad de decidir si sus hijos participarán o no en el programa. Sin embargo, aparentemente solamente el 2%  ha opinado, así que el resto de los adolescentes pordrá recibir sus anticonceptivos, sin necesidad de pedir permiso.

Lee más en ¿Qué más?: ¿Dejarías que tu hija de 15 años tome pastillas anticonceptivas?

Personalmente, estoy de acuerdo con proveer a los jóvenes todo tipo de acceso a anticonceptivos de forma confidencial y a la vez libre. Esto es necesario, sobre todo cuando sabemos que los adolescentes –incluyendo a los más jóvenes- están teniendo sexo. Es una postura ingenua y poco realista asumir que esto no pasa, inclusive es más ingenuo aún pensar que los muchachos irán a pedirle ayuda a sus padres.

Sin embargo, tengo mis reservas en cuanto a este programa porque creo que para que sea efectivo y seguro para los estudiantes debe ser monitoreado muy de cerca. Mi principal reserva es que al darles la pastilla "Plan B" a las adolescentes libremente, podría hacer que las jovencitas asuman esta píldora como su principal método anticonceptivo, lo cual podría ser riesgoso para su salud. De la misma manera, pienso que repartir píldoras anticonceptivas libremente sin saber cuál es la condición médica de las personas, puede poner en riesgo la salud de las pacientes, sobre todo tomando en cuenta que muchas de éstas pastillas conllevan efectos secundarios.  Yo sé que en muchos lugares como Planned Parenthood, la jovencitas tienen la oportunidad de ser examinadas antes de que se les prescriba algún método anticonceptivo. ¿Acaso no deberían las escuelas algo parecido?

Después de todo, todavía pienso que las escuelas están haciendo  lo correcto  facilitándole a las jovencitas el acceso a los métodos anticonceptivos. Solamente espero que sigan aupando a los adolescentes a usar métodos anticonceptivos menos riesgosos para su salud como los condones y que cuando necesiten recurrir a métodos más riesgosos –como los que implican una carga hormonal-  lo hagan de manera responsable.

Image via Thinkstock

Topics: sex  school  sexual health  teen issues  teenagers  array