Se hacía pasar por doctora y prometía agrandar penes con silicona

No entiendo a quién se le puede ocurrir acudir a la casa de una supuesta doctora para recibir una inyección de silicona con el fin de agrandar su pene. Pero eso fue exactamente lo que hizo el año pasado un joven de 22 años llamado Justin Street. Al día siguiente, el padre de dos, falleció por culpa de una embolia causada por la silicona.

Ayer, Kasia Rivera, quien ha sido acusada de homicidio y práctica ilegal de la medicina, dijo que ella no había tenido la culpa. ¡Qué descaro! 

Advertisement

Según los fiscales, Rivera anunciaba sus servicios por medio de carteles que colgaba en diferentes negocios de East Orange en Nueva Jersey. Al parecer, la mujer de 35 años inyectaba a sus "pacientes" con silicona en su propio apartamento, cosa que a mi me hubiese sonado sospechosa desde el primer momento si hubiese sido Street.

Tristemente, es muy probable que al pobre muchacho ni le importó si Rivera sabía lo que estaba haciendo ya que seguro que lo único que él quería es tener un miembro viril más grande. ¿Por qué nadie le dijo que el tamaño realmente no importa?

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Me da una pena horrible pensar por lo que él habrá pasado y más aún que su muerte haya sido por algo tan innecesario y sin importancia. Digo, sé que es fácil para una mujer decir eso, pero tengo que pensar en que Street realmente no pensó seriamente en las posibles consecuencias de la silicona con la que lo inyectó Rivera.

Ojalá que otros aprendan de la desgracia de Street y no crean en bobadas como la que Rivera solía promocionar. 

¿Qué crees de la obsesión que tienen algunos hombres con el tamaño de su miembro viril? Déjanos un comentario con tu opinión.

Imagen vía Essex County Prosecutor's Office

Topics: sexo  masculino  sexualidad