Entérate de por qué la voz femenina cansa a los hombres

Si las mujeres termináramos de entender que las cosas se dicen una sola vez y no hace falta estar repitiendo lo mismo hasta el cansancio (por lo menos cuando hablamos con seres del género masculino), estoy segura de que los hijos, los maridos, la humanidad, el planeta Tierra y el Sistema Solar entero, seríamos todos, sin excepción, mucho más felices.

Quiero mucho a mi abuelita y a mi mamá, pero confieso que me obstinaba que me repitieran, siempre, lo mismo. Desafortunadamente, a veces me encuentro a mí misma, sin darme cuenta, reproduciendo el mismo modelo con mis hijos. No sé de dónde sacamos las mujeres la creencia de que si uno repite y repite, quien escucha aprende y aprende.

Advertisement

Craso error. La repetición puede incluso tener un efecto adverso: quien oye se bloquea y simplemente no te escucha y le "resbala" lo que dices, al menos eso dice un artículo publicado por el portal La Patilla.com  Pero además, ahora parece que no sólo es la manía de repetir de las mujeres lo que cansa a los hombres. También el tono de voz y el léxico que utilizamos, contribuye al cansancio de maridos, novios e hijos y cualquiera que vista pantalones.

Según explica el Dr. Carlos Silva, neurólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, las mujeres tenemos un tono de voz más alto y una entonación más larga y eso también cansa a los hombres. El tono de la voz femenina tiene una serie de inflexiones más "complejas" que la masculina, lo que hace que para ser "descifrado" se requiera de la activación de un área mayor de la corteza cerebral.

En otras palabras, el cerebro necesita gastar más energía en descifrar lo que dicen las mujeres y de ahí el cansancio masculino.  Lo que dice el Dr. Silva es que las mujeres tenemos un mayor y mejor léxico, hablamos más rápido y tenemos una mayor variedad de tonos, si nos comparan con los hombres. ¡No digo yo! si cuando no es una cosa, es la otra. Pero es bueno que entendamos de qué se trata el asunto para que podamos tener relaciones más armoniosas con los hombres que tanto nos importan.

Mi doctor, experto en terapia de familia,  a quien acudo cuando tengo dudas relacionadas con la crianza de mis hijos, siempre me dice que les diga las cosas una sola vez, e incluso sugiere que les advierta a los niños (y lo cumpla por supuesto) que lo que les voy a decir sólo lo escucharan una vez. También me aconseja que me cerciore de que los niños entendieron lo que quiero decir. Lo mismo, dice mi doctor, aplica para el marido y en general para cualquier persona.

Creo, sin embargo, que a tu mamá, tus hermanas, tus primas, tus amigas, puedes echarle el mismo cuento mil veces y no pasa nada. Mejor aún, cada vez que hablamos entre nosotras encontramos detalles que habíamos omitido y anécdotas y experiencias que enriquecen lo que estamos contando… entre nosotras. Así somos las mujeres y además para eso estamos.

Lo que sí es cierto es que los hombres (sean hijos, novios, esposos, jefes o compañeros de trabajo) son diferentes a nosotras y no quieren tanto rollo ni escuchar tanta perorata. Cuando empiezo con la manía ancestral de repetir, tengo un código secreto con mis hijos me dicen, con un guiño en el ojo: "mami, eso ya nos lo dijiste".

Y a ti ¿te ha pasado que tu pareja no quiera escucharte? ¿Estarías dispuesta a hablar menos para ser escuchada?

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Imagen vía Thinkstock