Rejuvenece tu vagina después de dar a luz

Mi papá decía que todo ya estaba inventado, pero la verdad es que creo que a nadie se le había ocurrido hasta hace poco inventar una especie de spa para vaginas, en el que la flor de tu cuerpo se recupera, se rejuvenece y hasta se ve mejor. ¿Qué tal?

Según la Academia Norteamericana de Cirugía Cosmética, los tratamientos de estética genital son las que más aumentaron durante el 2011, en parte gracias a la difusión  que le dieron algunas famosas. La práctica se está haciendo tan popular que hasta tiene su propio nombre: se llama la ginecoestética.  

Advertisement

Lo más interesante es que la mayoría de las pacientes que acuden a los consultorios de ginecoestética no son mujeres mayores, sino jóvenes que sienten que necesitan ayuda después del parto. La edad del paciente promedio oscila entre los 25 y los 40 años. La lista de procedimientos que abarca la ginecoestética es amplia, e incluye desde tratamientos mínimamente invasivos hasta cirugías de rejuvenecimiento vaginal. Los más sencillos son:

-La infiltración con ácido hialurónico del punto G que permite más satisfacción durante la relación. El ácido hialurónico que se emplea para "amplificar" este punto es el mismo que se utiliza en estética facial para rellenar pómulos.

Lee más en ¿Qué más?: Comprobado: El semen es el más natural de los antidepresivos

-La infiltración con ácido hialurónico de los labios mayores y menores de la vagina, que les devuelve la turgencia que pudo haberse perdido.

-El uso del plasma rico en plaquetas para el tratamiento de la sequedad vaginal es una de las prácticas más novedosas. Se obtiene a partir de la misma sangre de la paciente, que es filtrada para aumentar la concentración de plaquetas que, aplicadas dentro de la mucosa vaginal, estimulan la secreción de ácido hialurónico, colágeno y elastina, lo que mejora la lubricación del canal vaginal y evita el dolor durante la relación.

Los especialistas aseguran que cuando el tratamiento no incluye cirugía las pacientes retoman su vida normal el mismo día de la aplicación. Como yo tuve a mis niños por cesárea aún no he tenido estos problemas, por lo que me considero afortunada. Pero para ser honesta, no sé si me animaría a que me pusieran inyecciones por ahí. Nada más de pensarlo siento que se me baja la tensión. ¿Tú lo harías?

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Image via Thinkstock

Topics: orgasmo  vagina  dolor vaginal