Después del sexo nosotras queremos cariño ¡y ellos quieren dormir!

Soy una de las tantas mujeres que padece esa "cosa" horrenda llamada cistitis: una infección de las vías urinarias que ha estado limitando mi vida sexual. Sigue leyendo que te cuento cómo y por qué. Resulta que una de las medidas preventivas de la cistitis es orinar después del acto sexual. 

Sé que suena muy poco sexy, pero esa es mi realidad. Apenas acabo de tener sexo con mi esposo, y salgo corriendo como bandida al baño. Es algo que no me gusta para nada, pero debo hacerlo.

Advertisement

Me da una envidia increíble el hecho de que él se quede dormido como si nada, relajado y contento, mientras yo debo correr al baño. Pero no soy la única mujercita cuya pareja se queda como lirón después del acto sexual.

Ya quisiéramos nosotras quedarnos dormidas, pues no hay nada como un buen orgasmo para después caer rendidas hasta el siguiente día, o mejor aún, hasta el siguiente orgasmo.

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Pues resulta que así como yo tengo que salir corriendo al baño, hay otras mujeres que claman un poco de ternura y se encuentran con la misma situación: el marido se queda dormido como una piedra. Y te cuento que no es porque sean malos, al parecer sus cuerpos están diseñados para eso.

Hay estudios han demostrado que en el momento del orgasmo, tanto hombres como mujeres producimos ciertas sustancias como oxitocina, vasopresina y prolactina, entre otras, que dictan nuestras reacciones posteriores.

En las mujeres la liberación de oxitocina, vasopresina y prolactina les propicia una necesidad de proximidad con su pareja. Lo que nosotras preferimos es acurrucarnos a nuestras parejas en vez de dormirnos inmediatamente.

Lee más en ¿Qué más?: Poses sexuales que disimulan nuestros defectos físicos

En los hombres, pasa todo lo contrario: la producción elevada de prolactina los hace sentirse soñolientos y sumamente relajados. La producción de oxitocina y vasopresina en el hombre se asocia fuertemente con el sueño, pues estas sustancias están relacionadas a su vez, con la producción de melatonina (que regula nuestro reloj biológico).

Además el hombre necesita un tiempo de recuperación para reiniciar un nuevo acto sexual. Y después de un sueñito, puede despertarse con renovados bríos para empezar de nuevo. Así es que si te quedas quieta y te relajas a su lado, prepárate para la segunda vuelta, si es que todavía te quedan ganas.

¿A ti te molesta que tu marido caiga dormido después del acto sexual?

Imagen vía Thinkstock

Topics: love  love advice  marriage  sex  sex tips  vagina