¿Espiarías a tu marido si sospecharas que te está poniendo los cuernos?

Hace unos días una amiga me sorprendió pidiéndome que la ayudara a comprar unos programas de computadora que le permitirán monitorear las actividades de su marido en la computadora y el celular. Tiene fuertes sospechas de que le está siendo infiel.

Después de más de una hora conversando sobre las consecuencias de as altar la intimidad de la pareja de una forma tan radical versus vivir con la duda, mi amiga decidió comprar dos programas que le mandarán emails con cada uno de los clicks que haga su marido en los aparatos electrónicos. Él viaja mucho y ella encontró algo sospechoso, no totalmente incriminador, en su maleta. 

Advertisement

Usamos mi tarjeta de crédito y dirección para evitar que él sepa que está siendo vigilado. Cuando mi amiga salió de mi casa estaba mejor, la compra de los productos la hizo sentir más en control de la situación. Yo aún no sé si fue una buena idea.

Te tengo que confesar que la privacidad es algo muy importante para mí. Crecí en un apartamento pequeño con dos hermanos menores que invadían constantemente los espacios que intentaba crear para mí. Más de una vez encontré el candado de mi diario roto, mi ropa siendo usada por las amigas de mi hermana, mis libros desaparecidos o rotos. Odio que se metan en mis cosas y no pude evitar ponerme en el lugar del esposo de mi amiga.

Lee más en ¿Qué más?: Los infieles van a existir por los siglos de los siglos... (VÍDEO)

Si yo fuese objeto de ese tipo de invasión me enojaría muchísimo, incluso si soy culpable de alguna cosa. Ni me quiero imaginar cómo me sentiría de ser inocente. Sin embargo, mi esposo dice que le parecería una acción súper sexy. No le creo mucho, pero me aseguró que hasta me admiraría si tomo una decisión tan radical por algo que él haya hecho, que se sentiría muy amado.

No es que nunca le haya registrado las cosas a alguien. Busqué y rebusqué en las gavetas de un novio anterior y mi esfuerzo fue premiado con una serie de pruebas de infidelidades de las que no tenía ni idea. El descubrimiento afectó negativamente mi autoestima y mi capacidad de confiar en el amor. Mi marido debió hacer grandes esfuerzos para que lo dejara entrar en mi corazón. Si pudiese retroceder el reloj, creo que no hubiese tratado de encontrar pruebas contra mi ex pareja. La relación ya había corrido su curso y no me sirvió de nada saber con qué tipo de personaje había compartido años de mi vida. Además, quizá voy a sonar como una viaja pero este ciberespionaje me parece que  lleva la desconfianza a otra dimensión.

¿Qué opinas? ¿Has hecho tú algo parecido?

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Imagen vía Thinkstock

Topics: matrimonio  infidelidad  cuernos