Confesión: No me gusta tener que atender a mi esposo

Anoche me sentí como una mala mujer. Aunque sólo fue por unos minutos. Lo que pasa es que no soy la mejor ama de casa y la verdad no sirvo para eso de estar sirviéndole a los hombres. Por suerte, me casé con un hombre que sabía esto desde el principio e igual quiso casarse conmigo. Pero, al parecer, a veces se le olvida y me vuelve loca y eso fue lo que pasó anoche.

No es que me moleste atenderlo -léase servirle la comida-, pero sí me molesta que sea algo se espere de mí. Ya sé que esto me hace una mala mujer, esposa y -peor aún- latina, pero es la verdad y no la puedo negar.  

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Confesión: Soy latina pero no sé cocinar, ni coser, ni planchar

Mi esposo trabaja medio tiempo y el resto de su día se la pasa estudiando o haciendo trabajos por su cuenta. Su horario de trabajo es por la tarde lo cual significa que llega a la casa a eso de las nueve  de la noche. Entiendo perfectamente bien que está cansado, pero no más que yo que me he pasado todo el día trabajando para después encargarme de los chicos que me agotan porque al final del día es cuando más cansados están. 

A veces no es la gran cosa porque sólo le caliento un plato en el microondas de lo que he cocinado y ya. Pero muchas veces, realmente no cocino nada especial o le doy a los niños lo que quedó del almuerzo, pero mi esposo no quiere comer lo mismo otra vez. Y a mi se me hace bien difícil tener que resolver su problema. 

Otras veces, como anoche, llega del trabajo y me dice que ya comió y que no tiene hambre. Pero como a la hora y media, me sale con que se está muriendo de hambre y lo anuncia a los cuatro vientos. Él jura que no lo hace para ver si le preparo algo, pero tendrían que escucharlo. ¿Será que no nací para ser esposa?

¿Qué piensas tú de la idea de tener que servirle a tu marido?

Imagen vía Thinkstock

Topics: matrimonio  mujeres latina  pareja