Si vas a ser infiel, al menos está pendiente de las redes sociales…

Para todo en la vida hay que tener astucia, inteligencia y tino, hasta para ser infiel. No es que esté de acuerdo con la infidelidad, no me malinterpretes, pero los infieles al menos deberían ejecutar un plan para que no los descubran y sobre todo, subirse el tren de la modernidad y recordar que las redes sociales son un arma de doble filo. ¿Qué por qué lo digo? Pues porque al estadounidense Alan Fulk, lo descubrieron como bigamo gracias a su cuenta de facebook.

Resulta que el sujeto de 41 años – cuyo nombre original es Alan Fulk- se cambió el nombre a Alan O'Neill. Hasta ahí todo iba bien para él, quien abandonó el hogar que compartía con su esposa –la original- en el 2001, tras ocho años de matrimonio y hasta ahora ninguno de los dos había introducido la demanda de divorcio.

Advertisement

Pues la tecnología le jugó una mala pasada a Fulk porque la conocida red social le mandó un aviso automático a su primera esposa para que se hiciera "amiga" en facebook de la nueva pareja de su aún esposo. Y como diría el estribillo de Pedro Navaja, la mítica salsa de Rubén Blades: "la vida te da sorpresas; sorpresas te da la vida ¡Ay, Dios!". Pues resulta que entre las fotos de la "amiga" cibernética, estaban algunas fotos suyas cortando un pastel de bodas junto a Fulk. ¡Qué tal!

Enfurecida, esta mujer llamó a su exsuegra quien no tuvo respuestas que darle y citaron a Alan Fulk en la casa de su madre, quien reconoció que se había casado de nuevo; es decir, se había convertido en bigamo, delito por el cual deberá responder ahora ante las autoridades. ¿Qué te parece?

¿No hubiese sido más fácil divorciarse legalmente y ya?

Imagen vía Flickr/codemastersnake