A Colate se le nota el despecho por Paulina por encima de la ropa

Mi abuela decía que a las damas no se les toca ni con el pétalo de una rosa y con eso se refería no solamente al aspecto físico, sino también al verbal; es decir, que los caballeros deben aplicar eso de "calladito te ves más bonito", porque es difícil recoger las palabras. Pero al hoy ex, de Paulina Rubio, Nicolás "Colate" Vallejo-Nágera, como que se  le olvidó aplicar ambos viejos dichos populares.

Lo que era un secreto a voces fue confirmado por el empresario español a la revista ¡Hola!, él y su esposa Paulina Rubio están separados y de acuerdo a la publicación, el español cree que "no hay marcha atrás". Al parecer están cada uno por su lado desde el pasado mes de noviembre. 

Lee más en ¿Qué más?: Confirmado: ¡Se separaron Paulina Rubio y Colate!

Advertisement

No sé qué opines tú, pero a través de las declaraciones de Colate, percibí que él está dolido, resentido y "despechado". Es decir, que tiene el corazón roto. Creo que lo está invadiendo el desamor lógico que debe arropar a alguien que está pasando por una ruptura amorosa, pero no entiendo porqué echarle tierra a la cantante. Al menos, eso es lo que yo siento a través de este comentario: "Paulina es una estrella desde que es una niña y, en mi opinión, le ha faltado mucho ese aspecto tan importante en la educación y desarrollo de los seres humanos. Como persona, Paulina está muy influenciada por su carrera y todo lo que la rodea". La verdad, estas palabras están sobrando ¿No te parece?

Por otro lado, también pienso que pasar factura públicamente a la solidaridad que mostró a su esposa es totalmente innecesario y fuera de lugar: "Decidí ayudar y apoyar a mi mujer, lo que me ha ocasionado muchos problemas que me están saliendo muy caros". ¿Acaso cuando nos casamos o nos unimos sentimentalmente a alguien no es para apoyar a la persona de forma incondicional? ¿A veces no tenemos que hacer sacrificios en pro de alcanzar un objetivo o en pro de que nuestro ser amado lo consiga?  En mi caso sucede. Actualemnte estoy haciendo una maestría, tengo esposo y dos niños pequeños y, son muchas, muchísimas las veces que mi marido se hace cargo de los niños o va solo a fiestas infantiles porque yo tengo que estudiar. Finalizar ese programa es mi sueño, no el suyo; sin embargo, los dos nos estamos sacrificando. Lo mismo hago yo con él. Considero que así deben ser las cosas. ¿Qué harías tú?

Por otro lado, el adolorido Colate ¿qué necesidad tenía de decirle al mundo entero quién fue el que puso el punto final?: "Ha sido una decisión de los dos, aunque es posible que yo haya sido más firme a la hora de llevarla a cabo". El hecho es que se separaron y ya. Ahondar, en quién fue primero si el huevo o la gallina, sobra.

Ahora que haya abierto su corazoncito triste, lo entiendo.  Me parece que estaba en todo su derecho de expresarse:"Han sido meses muy duros; probablemente, los más tristes de mi vida- Y estoy convencido de que para ella no han sido fáciles tampoco" y que al menos fue caballeroso en mostrar su agradecimiento hacia ella.  "Paulina es el amor de mi vida. Con ella he tenido lo mejor que me ha pasado nunca, nuestro hijo, y también he vivido los momentos más felices. Siempre le estaré agradecido".

Entiendo que es duro terminar con alguien, que cuando estamos viviendo una ruptura amorosa nos sentimos tristes, rabiosos y que a veces nos cegamos un poco, pero sobre todo cuando hay hijos de por medio, debemos pensar un par de minutos antes de hablar porque los niños son esponjas que absorben todo cuanto decimos y, nuestras palabras pueden influir negativamente en la imagen que el niño tenga de su padre o de su madre.

Imagen vía The Grosby Group