No me gusta el Día de San Valentín

Amo a mi esposo con toda mi alma. De verdad. Pero odio sentirme obligada a tener que demostrárselo un día del año en específico porque así lo indica el consumismo. Nunca he sido mucho de celebrar el Día de San Valentín. Siempre me ha parecido una celebración bastante comercial y hasta un poco cursi.

Mucha gente cree que no me gusta porque no soy romántica, pero la verdad es que prefiero mil veces sorprender a mi esposo – o que el me sorprenda a mi – demostrándome su amor un día cualquiera y totalmente inesperado. Además lo cierto es que él me demuestra su amor todos los días al ser el mejor padre que nuestros hijos pueden tener

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: 14 ways to celebrate your love on Valentine's Day without breaking the bank

Pero ser madre lo cambia todo. 

Mi hija de 5 años y medio ha estado muy emocionada con la idea de celebrar Valentine’s Day. Hoy nos pasamos un buen rato decorando las tarjetitas que llevará el martes a su escuela. Se sentó con la lista de nombres de los niños en su clase y uno por uno los escribió en las tarjetas. A las de los niños con los que más juega les dibujo más corazones y les puso más esmero.

"Esta es para mi mejor amiga, Meghan", me dijo enseñándome que la había llenado de corazones rosados y morados, sus colores favoritos. "Creo que le va a encantar".

La verdad es que, gracias a esta celebración, mi hija y yo pasamos un buen momento juntas conversando acerca de lo lindo que es tener amigos y familia a quien querer mientras que preparábamos sus tarjetitas. Y así, ella me ha recordado que siempre es bueno mirar las cosas a través de los ojos de un niño. ¡Sus sentimientos son siempre tan genuinos!

¿Cómo celebras tú el Día de San Valentín? ¿Que piensas del consumismo relacionado con este día? ¿Gastas mucho dinero para celebrarlo?

Imagen vía zuarte bolsas e artesanatos/flickr