Cómo prepararte para evitar problemas con la seguridad en el aeropuerto

Cada vez que veo la serie Pan Am me alegro de estar disfrutando de la maravilla de la aviación comercial en estos tiempos. Sí, los pasajeros y el personal de abordo se ven de lo mejor. Todos perfectitos y elegantes, pero ¿se imaginan la incomodidad? Ahora, sumémosle a eso tener que pasar por todo el proceso de seguridad en el aeropuerto con fajas, medias de naylon, sombreros, prendedores y alfileres. ¡Una verdadera pesadilla!

No quiero decir que no sea una pesadilla ahora, si no pregúntenle al senador Rand Paul, que esta semana fue detenido por las autoridades aeroportuarias porque la máquina que le escaneó detectó una “zona caliente” cerca de una rodilla. Paul pidió que en vez de que lo cachearan, le permitieran pasar otra vez por la máquina. El senador, hijo de candidato político y todo, no consiguió que le dejaran.

Advertisement

Por el contrario, lo metieron en un cubículo de cristal bajo amenazas de “serias consecuencias si se salía”, según contó. El tono de los agentes de seguridad subió en agresión cuando Paul salió del cubículo para llamar a su propia oficina en Washington para avisar que iba a llegar tarde.  Ahora, si eso le pasa a un senador, ¿qué puede quedar para los demás mortales?

Ya que la posibilidad de un drama en el aeropuerto (y no por las despedidas) es más que nunca una posibilidad, hay que prepararse física y mentalmente. Primero, no pierdas de vista que incluso con esos excesos de autoridad y falta de sentido común, esas medidas buscan mantenernos a todos seguros. Sí ha habido y habrá incidentes que van de lo ridículo a lo ofensivo, pero el sistema es producto del terrorismo. Luego ármate de paciencia, revisa las normas de seguridad en el website del aeropuerto, la aerolínea o el departamento de Homeland Security, y llega con tiempo de sobra, en caso de que las líneas de seguridad sean muy largas o tengas algunas complicación.

Si te sientes incómoda con el comportamiento de los agentes de seguridad, no dudes en hacérselo saber a un supervisor. El senador Paul debió esperar, pero al final le dejaron someterse de nuevo al escáner y pasó sin problemas, manteniendo su dignidad. Yo como latina siempre recomiendo acompañar cualquier queja con una sonrisa. Los modales que aprendimos de nuestras madres nos pueden ahorrar muchos disgustos.

Y por último, cuando decidas que ropa llevarás en el avión no pienses en quién te va a ver al llegar, ya sean tus familiares, amigos o colegas de trabajo. No lleves nada de metal, usa zapatos que sean fáciles de sacar y agradece que no viajas en los años 60 en PanAm.

Imagen vía redjar/flickr