Lo llevó a conocer a su familia y la asesinó a puñaladas

mano de persona en el sueloSi no fuera una tragedia de la vida real, la historia de Kelly Turner daría para uno que otro chiste contra las suegras. Lamentablemente, nada de lo que le pasó a esta aeromoza de 43 años dan ganas de reir. Todo lo contrario. Su novio la mató a puñaladas, mientras dormían en casa de unos amigos.

La mujer, quien trabajaba como azafata de Southwest Airlines, pensaba que estaba dando un paso importantísimo en su vida, cuando llevó a su novio Joseph Karr a conocer a su familia en Texas. Nosotros los latinos somos menos formales con esas cosas, pero en la cultura anglosajona el presentarle la pareja a la familia es considerado un paso hacia el altar. En el caso de Kelly Turner fue el paso que la llevó a la tumba.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Muere Brittany Maynard, la mujer con cáncer incurable en el cerebro

Kelly Turner había llegado a Austin hacía una semana, acompañada por su novio Joseph Karr. Era la primera vez que la mujer llevaba a su pareja, de 53 años, a compartir con las personas más importantes de su vida. La prensa en Texas no ha logrado determinar qué pasó entre ellos, pero los detalles del crimen son espeluznantes.

La pareja se estaba quedando en casa de unos amigos de ella, cuando en plena madrugada, los anfitriones fueron despertados por unos gritos desesperados. Cuando corrían hacia la habitación de huéspedes, vieron a Karr bajando por las escaleras con un cuchillo ensangrentado en las manos. 

No consigo imaginarme lo que sintieron. Menos lo que deben estar pasando los familiares de Turner, quienes habían cenado con ellos la noche anterior. "Lo único que noté es que era muy callado. Nada más. Nada me llamó la atención como raro", declaró Barbara Shannon, una de las hermanas de la víctima. Haber cenado con el asesino de tu hermana. Eso tiene que traumatizar a alguien de por vida.

Kelly Turner es descrita por todos en Austin, Texas, su ciudad natal y donde llegó a morir apuñaleada, como una mujer dulce y dueña de una sonrisa fenomenal. No sabemos mucho de Kerr, con excepción de que fue arrestado por la policía en un parque cercano y que un juez le impuso la fianza en $2,000,000. Espero que se pudra en la cárcel.

Este caso me hace pensar en los errores de juicio que cometemos las mujeres. Aunque al final salga que el hombre tiene alguna enfermedad mental o que fue un crimen pasional por celos, no importa, lo cierto es que suelen haber señales de que algo anda mal y los ignoramos. ¡Qué tragedia!

Imagen vía Thinkstock, 

 

Topics: crimen  violencia doméstica  asesinato  noticias