Tiroteo mortal en escuela en las afueras de Seattle

Marysville-Pilchuck High Con el corazón roto te tengo que contar que estamos ante un nuevo tiroteo en las escuelas del país. Esta vez, la tragedia ocurrió en la escuela secundaria Marysville-Pilchuck High School, en las afueras de la ciudad de Seattle, en el estado de Washington.

La policía ha dicho que un estudiante abrió fuego contra sus compañeros en la cafetería. Ocurrió poco después de las 10 de la mañana. Los reportes iniciales son muy dolorosos, se han perdido vidas y hay chicos graves.Estoy segura que se va a ir poniendo peor. Te cuento todos los detalles que conozco. ¡Qué dolor tan grande!

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Hay ébola en la ciudad de Nueva York

Estoy viendo los reportes desde la escuela en la televisión con incredulidad. ¿Cómo es que no podemos hacer nada contra esta terrible tendencia? Mi corazón sufre por los niños y los padres afectados, en especial los dos que han muerto. El pistolero y una de sus víctimas. Hay otros cuatro heridos, tres de gravedad.

Esta angustia mía, que sé que es la tuya, me tiene con los ojos secos y los brazos caídos. Pareciera que no hay remedio para la desesperación de estos pobres muchachos que, por alguna razón, comienzan a romantizar la idea de matar y matarse. Una vez más me pregunto: ¿Será que nadie se dio cuenta de que este joven tenía problemas?

"Él estaba callado, sentado allí, lo vi que se metió las manos en los bolsillos. Escuché un ruido que pensé que eran fuegos artificiales. Vi tres compañeros que se cayeron al piso. Me metí debajo de la mesa lo más pronto que pude", dijo un testigo, un estudiante de la secundaria, que fue entrevistado por CNN, solo identificado como Austin. "Todos lo conocíamos...de vez en cuando se metía en peleas, pero era un muchacho agradable".

El pistolero ha sido identificado como Jayden Fryberg, un chico popular, quien hasta fue escogido como líder estudiantil. Algo, evidentemente le pasó en las semanas recientes, pues el tono de sus mensajes en las redes sociales cambió radicalmente.

No tengo muchas más palabras que agregar. Estoy tratando de no pensar en los papás de los tres heridos graves. Estoy tratando de no pensar en los papás del pistolero. Estoy tratando, pero no lo estoy consiguiendo. No puedo con esto. No puedo. ¡Qué indignación!

Imagen vía High School Watch/Wikimedia Commons

 


Topics: tiroteo  tragedia con niños  tragedias 2014  tiroteo en escuela