Una ex reina de belleza reclutaba menores para prostituirlos

reina de bellezaCon una fachada de ciudadana preocupada y sacando provecho de su estatus de ex reina de belleza es que una joven de 20 años lidereaba una red de traficantes de menores en Colombia. Las posibilidades que su título le daban para acercarse a jóvenes menores de edad, para hacerle creer que podrían ser modelos, era solamente la fachada de sus oscuras intenciones y gracias a una investigación policial es que se acabaron sus abusos. Lo que hizo no tiene perdón de Dios.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Abuela manda macabro mensaje de texto desde el más allá

reina de belleza de cartagenaEscudándose como directora de una agencia de modelos en Cartagena, llamada Stage Models Caribe es que Kelly Johanna Suárez Moya reclutaba a sus víctimas haciéndoles creer que las convertiría en modelos para después ofrecerlas sexualmente al turismo extranjero.

Esta corrupta y su socio Samuel Olava Martínez eran los desalmados que organizaban eventos para atraer a los jóvenes y después organizaban fiestas donde los exponían y ofrecían al mejor postor. Los abusos que sufrieron estos jóvenes ni siquiera quiero empezar a imaginármelos.

Esta red obviamente trabajaba para pedófilos y predadores sexuales de niños y gracias a la oportuna participación de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos y la policía colombiana es que se logró desmantelar a esta organización y arrestar a sus líderes. No lo vas a creer pero según la policía colombiana rescataron cerca de 43 mujeres, más de la mitad de ellas eran menores de edad, pero las autoridades americanas aseguran que fueron 55 las víctimas rescatadas y una de ellas de tan solo 11 añitos.

¡Qué perversa mujer! que además tampoco era una reina de belleza que ostentara un título importante. Simplemente había ganado un concurso en un festival de Cartagena como candidata de un barrio pobre y escucha esto, se atrevía a decir que utilizaba su imagen para ayudar a la juventud que le parecía abandonada y necesitada de buenos ejemplos. Bien decía mi abuela que las que no rompen un plato son ¡las peores!

Lo increíble de este caso es que la mayoría de las jóvenes víctimas dicen haber sido reclutadas en las redes sociales. Así que ojo con lo que tus hijos ven por Internet, los peores demonios están a la caza dentro de tu casa.

Imágenes vía Thinckstock, Youtube