Policía detiene a parturienta y la obliga a tirarse boca abajo en plena calle

De entrada voy a decir que Rachel Kohnen y su marido Ben tuvieron un poco de culpa en la aterradora experiencia que vivieron, cuando iban camino al hospital para tener su bebé. Cuando te cuente la historia verás que tengo razón. Sin embargo, esto no exime de responsabilidad a los policías que los detuvieron, los sacaron del vehículo y los obligaron a ponerse boca abajo en plena calle, mientras ella luchaba para mantener la compostura entre contracción y contracción.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?:MIRA: Lo que esta mujer encontró dentro de su nariz es asqueroso

Los Kohnen iban en su auto a toda velocidad, cuando un auto de policía los empezó a perseguir con la sirena encendida. Todos sabemos lo que significa, que hay que detenerse. Sin embargo, la mujer estaba segura de que su bebé estaba a punto de nacer, por lo que le dijo a su marido que mejor acelerara.

Los policías, naturalmente, pensaron que se trataba de un criminal a la fuga y le lanzaron a sus ruedas un mecanismo que pincha las llantas. Con esto los detuvieron en seco. La pareja tuvo la idea de llamar al 911 para explicar lo que estaba pasando y la urgencia del momento, pero ya los agentes intentaban sacarlos del vehículo y lo lograron.

A punta de pistola los obligaron a tirarse el suelo y allí los tuvieron, hasta que se enteraron de que la mujer que tenían arrestada estaba a punto de dar a luz. No me puedo imaginar qué les habrá pasado por la cabeza a estos policías, cuando se dieron cuenta del error que habían cometido.

Afortunadamente, se pusieron las pilas y llevaron a Rachel al hospital, donde tuvo tiempo de dar a luz a una hermosa bebé de nada más y nada menos que 10 libras. ¡Menos mal que todo salió bien y tanto mamá como bebé están súper sanas!

La bebé, a la que dieron el nombre de Hazel, es la cuarta hija de los Kohner, quienes se han tomado el episodio con un humor admirable. Las autoridades policiales no son tan generosas y están estudiando cómo castigar a los agentes.

Imagen vía Thinkstock

Topics: casos insolitos  embarazo  partos insólitos  brutalidades