Operan y devuelven rostro a jovencita con tumor gigantesco

Grace es una joven de 17 años de la República Democrática del Congo, quien estaba viviendo en las tinieblas debido a su impresionante aspecto. Tenía un tumor enorme del tamaño de una pelota de fútbol en la mandíbula. Comenzó como un bulto en la boca y a la medida que pasaba el tiempo el tumor creció hasta que le cubrió el rostro. Los médicos del hospital local fueron incapaces de ayudarla y ella vivía con vergüenza. Un día subió a bordo del buque Misericordia y los médicos le operaron el tumor y ahora se ve como un ser humano.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Corazón impreso en 3D es la milagrosa cura que salva la vida de un recién nacido

El tumor de Grace era monstruoso. La muchacha no podía hablar ni comer. Aunque lo más grave es que su vida estaba en peligro porque se hubiera podido ahogar con la lengua en cualquier momento. Como el tumor seguía creciendo, la lengua estaba llegando casi a la garganta. ¡Pobrecita! Un pastor del pueblo vio a Grace y se compadeció de ella. El hombre de buena fe subió la foto de la niña por Internet y uno de los feligreses le habló de los médicos a bordo del Misericordia.

El buque Misericordia es un hospital de alta tecnología flotante. Los médicos son voluntarios y recorren las aguas africanas ofreciendo asistencia gratuita a los necesitados. La tripulación trabaja gratis y vive a bordo de la nave. Cuando la directora del programa, Judy Polkinhorn, vio el tumor de Grace supo que su equipo la iba a ayudar. Recibieron a la joven a bordo e hicieron la cirugía para extirpar el tumor de la mandíbula. La cirugía fue complicada, pero si ellos no lo hacían Grace iba a morir.

Después de cuatro horas en el quirófano del buque, los médicos sustituyeron la mandíbula con placas de titanio y Grace terminó con una cara nueva. La adolescente está feliz porque por fin se ve como un ser humano. Finalmente tiene una cara normal y está lista para vivir su vida fuera de la casa. Grace está tan agradecida que quiere estudiar medicina o enfermería para ayudar a otros necesitados como ella. Sueña con ser voluntaria en el buque Misericordia y cambiarle la vida de otras niñas. ¡Qué historia tan hermosa! Tengo el corazón lleno de amor y gratitud con todo el cuerpo médico al borde del barco.

Imagen vía Corbis

Topics: acto de generosidad  amor  enfermos