En defensa de su hijo mató a su marido a balazos

Mayor Daniel Crespo shotDaniel Crespo, de 45 años era el alcalde de Bell Gardens, un suburbio de Los Ángeles en California. Levette Crespo, de 43 años, era su esposa. Fue su esposa por más de 28 años. Juntos tuvieron dos hijos. Y cuando Daniel tuvo cáncer de colon, Levette dio la batalla con él y le prodigó todo el amor y los cuidados para que su esposo se salvara. Juntos vencieron la terrible enfermedad.

Pero la historia de la que parecía ser una pareja sólida y estable, terminó con sangre, cuando en medio de una disputa doméstica, Levette le disparó tres veces a su marido en el torso. Daniel murió cuando la ambulancia lo llevaba de emergencia al hospital. Jamás creerás qué fue lo que la llevó a Levette a actuar de esa manera.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más? MIRA como quedó esta mujer después de la paliza que le dio su novio (IMAGEN GRÁFICA)

Mi abuelita habría dicho "caras vemos, corazones no sabemos". Daniel y Levette se conocieron en la escuela secundaria y a los ojos de la gente la suya era una familia ideal. Pero al parecer la procesión la llevaban por dentro y Daniel tenía un lado oscuro y siniestro que quienes hoy los recuerdan como un ciudadano dedicado a su comunidad y un marido y padre ejemplar, no conocían.

Aunque a Levette se la llevó la policía el día que mató a su esposo, la interrogaron y la dejaron en libertad. Todavía no se han presentado cargos por homicidio en contra de ella. Y su abogado confía en que los cargos no prosperarán. En todo caso, si prosperaran, dice tener evidencias de las décadas de abuso y violencia doméstica que sufrieron Levette y sus hijos.

Levette mató a su marido con el arma de quien fue su compañero de vida. Habían estado discutiendo y su hijo se interpuso entre ellos para evitar que, como tantas otras veces, Daniel lastimara a Levette. Cuando La mujer vio que Daniel iba a matar a golpes a Daniel Jr., el hijo de los dos, se armó de valor y acabó con una vida de abuso.

En todos esos años Levette nunca denunció a su esposo. Como cientos de miles abusadas, golpeadas y maltratadas física y emocionalmente por sus parejas, Levette jamás dijo nada. Aterrorizadas, las víctimas no suelen denunciar a sus agresores porque se sienten culpables, creen que merecen ser agredidas y temer ser juzgadas. Y la violencia doméstica emerge a la luz pública cuando ya no hay nada qué hacer.

Hoy los hijos de Levette y Daniel lloran la pérdida de su padre, pero están al lado de su mamá en este momento tan difícil.  Nadie debería sentir temor de la persona que ama. Si te reconoces a ti misma o a alguien que conozcas como víctima de la violencia doméstica sea física o psicológica, no estás sola y hay ayuda disponible.

Comparto contigo este link. Allí encontrarás ayuda en español las 24 horas del día, los 7 días de la semana. También puedes llamar al 1-800-799 SAFE. Y recuerda: nadie merece ser abusado ni física, ni emocional, ni psicológicamente.

También te invito a que compartas este post en tu muro de Facebook y nos convirtamos en la voz de los millones de mujeres que son vejadas, maltratadas, golpeadas y humilladas en el mundo entero por sus parejas.

Image via Corbis

Topics: violencia de género  violencia doméstica  crimen  enemigo silencioso