Chofer de taxi le agarra los senos a una pasajera y jamás creerás la razón

Uber driver sticks hand down woman's shirtOk Ramy Botros. Te saliste con la tuya y estás en libertad bajo fianza. Muy bien. Esperemos a ver qué va a pasar contigo en la corte, cuando te enfrentes a los cargos por abusar de una mujer que pesan sobre ti. Vamos a decir qué dice el juez y cuánto te va a costar la gracia. Y si en el peor de los casos resultas absuelto, pues por lo menos me queda de consuelo saber que tu foto salió en todos lados y muchos se han enterado de que eres un abusador con mentalidad de troglodita. Y no me importa que vengas de la Edad de Piedra o de una cultura donde, según tu, las mujeres no merecen respeto. Hoy vives en los Estados Unidos de América y aquí no somos ciudadanas de segunda. No me vas a creer lo que hizo este animal.

Advertisement

Lee más en ¿Qué Más? Tomar un taxi ha podido ser lo más peligroso que hiciera en su vida

Ramy BotrosAy amiga, como verás estoy que trino. Imagínate que la joyita del Ramy es un chofer de 28 años, afiliado a Uber, el servicio de transporte que conecta conductores independientes en 36 países, con usuarios que necesiten un aventón, con solo tocar la pantalla de sus teléfonos inteligentes.

Y resulta que como parte de su trabajo, recogió a una mujer que solicitó los servicios de Uber en Orlando, Florida. Según denunció la usuaria, Ramy comenzó a rodar sin rumbo fijo y de pronto se detuvo y le metió su asquerosa mano dentro de la blusa y le tocó, así, sin ton ni son, uno de los pechos.

Cuando la mujer protestó por el abuso, el hombre la botó en el medio de la calle. Como lo oyes: la dejó tirada ahí como si nada. Pero, ¿qué se habrá creído el desgraciado este?

Pues ya te voy a contar lo que se creyó. Cuando la policía lo interrogó y apresó posteriormente, el muy cretino admitió haber abusado de la mujer tocándole uno de sus senos, y palabras menos dijo que la mujer se lo había buscado porque andaba "sin sostén".

Esto es el colmo. Cada quien se viste como le viene en gana y si te da la gana de no usar sujetador, pues problema tuyo. Nadie tiene derecho a venir a tocarte por eso. Pues te cuento, palabras más, palabras menos, lo que Ramy Botros le dijo a la policía cuando lo interrogaron.

Ramy es un inmigrante egipcio y le dijo a las autoridades que en su país "una mujer como ella (la pasajera abusada), vestida como iba ella, quiere decir que está 'pidiendo' que la agarren".

Cretino. Te informo Ramy que en los Estados Unidos prevalece la Constitución y las leyes de los Estados Unidos y abusos como el tuyo se pagan. Si piensas quedarte aquí, pues mejor que te vayas acostumbrando a que aquí no hay tal "sexo débil", ni las mujeres somos ciudadanas de segunda ni somos objetos para que un imbécil como tu venga a tocarnos sin consentimiento. Ni siquiera que andemos desnuda.

Por fortuna Uber dijo que colaborará con las autoridades y espero que la bestia del Romy jamás pueda volver a transportar a nadie a través de ese servicio.

Imágenes via Thinkstock, Orange County Police Department

Topics: abuso sexual  machismo  abusador  chofer de uber