Adolescente muere misteriosamente en brazos de su entrenador

No me puedo imaginar el dolor de esta familia. Hasta ayer, Miles Kirland-Thomas, un adolescente de 16 años, era un prospecto de jugador de fútbol americano. De hecho, ayer llegó corriendo a la práctica. Llegó retrasado porque por el feriado federal no había transporte público que lo llevara al campo deportivo. Por eso se fue corriendo, incluso por una empinada cuesta. Como llegó tarde, su entrenador le ordenó hacer sprints. Pero después de dos vueltas, se paró. Estaba hablando con su coach cuando Miles se desplomó y lo que sigue es una historia que ninguna mamá quisiera tener que escuchar.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más? Misterio: Dió a luz por cesárea y murió al día sigueinte en el hospital

Cuando Miles se desvaneció frente a la mirada atónita de su entrenador, éste trató de agarrarlo. Pero el fornido muchacho era peso muerto y los dos hombre cayeron al piso. No me puedo imaginar la tragedia. Miles sufrió un paro cardíaco del cual no se recuperó.

En julio pasado le habían hecho el examen físico completo que se requería para poder jugar fútbol americano en el equipo de su escuela. Salvo quizás un poco de sobrepeso, que puede ser una ventaja cuando de esta disciplina deportiva se trata, nada parecía indicar que el muchacho no estaba listo para ir tras su sueño: convertirse en jugador de fútbol e incluso lograr una beca como atleta para estudiar en la universidad.

La pasión por el fútbol americano estaba en su ADN. No era el primer jugador en su familia. Por eso no le importó irse a pie, corriendo, hasta el campo de entrenamiento en un día en el que no había transporte colectivo.

Ahora sus papás están esperando por la autopsia de rigor para entender qué pasó con su muchacho, si era que tenía una condición médica preexistente pero desconocida. No me puedo imaginar el dolor de esos padres. Cuántos sueños truncados. ¡Qué tristeza tan grande!

Tengo dos hijos varones, uno de 10 y uno de 12, que se ha convertido en un preadolescente espigado cuyos músculos incipientes han comenzado a definirse gracias a su empeño y esfuerzo personal: hace 200 abdominales diarios, sit upspush ups y cuando no está en la escuela o hablando por FaceTime con sus amigos, está en la cancha de basquetbol. Lo veo y no me lo creo. Y estoy orgullosísima de él. Pero cuando leo historias como las de Miles no puedo evitar mortificarme.

Desde Mamás Latinas elevamos una oración por el eterno descanso de su alma y también para que la familia de Miles encuentre consuelo y resignación en este momento tan difícil. Paz a sus restos.

Imagen vía lilscrappy54/Instagram

Topics: muerte súbita  paro cardíaco  fútbol americano  adolescente