Asesino de joven desarmado forzaba a su esposa LATINA a tener sexo con extraños

Se ha dado a conocer que el hombre que mató por un disparo a un adolescente afroamericano por tener música de rap con volumen muy alto, era abusivo y violento e inclusive forzó a una de sus ex esposas a tener sexo con extraños.

También se reveló que de acuerdo a algunas cartas que Michael Dunn, el acusado, le envió a su hija, básicamente despreciaba a los afroamericanos e hispanos y sugirió que la gente debería de armarse más para dispararles.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Carta de papá MORIBUNDO a su hijita te hará llorar y llorar...

En una carta que Dunn le envió a su hija mientras esperaba un veredicto de la corte, el enfermo hombre escribió que si más gente matara a afroamericanos e hispanos cambiarían de conducta. La evidencia se hizo pública esta semana, junto a las declaraciones de sus vecinos sobre el comportamiento racista y violento del hombre acusado en el año 2012 por matar a Jordan Davis, un chico de 17 años.

Increíblemente, el jurado pronunció nulo el caso pero lo acusó de asesinato en segundo grado.

Davis fue asesinado en noviembre del 2012 después de una confrontación con Dunn en una estación de gasolina en Jacksonville, Florida. Al parecer, el chico estaba en un auto con otros jóvenes y tenían música de rap a alto volumen. Dunn se acercó a decirles que bajaran el sonido y declaró que temía por su vida por lo que decidió disparar 10 veces al auto en "defensa propia". Mató a Davis sentado en su asiento quien iba desarmado.

Por si fuera poco, ahora sabemos que su vecino Charles Hendrix declaró a los detectives que Dunn era un hombre dominante, violento y brutal. El jurado no sabía al momento qué clase de tipo era el sospechoso.

Hendrix confesó en una entrevista que su vecino amenazaba a sus esposas de muerte, les gritaba y las golpeaba. También declaró que era un hombre arrogante que se sentía superior a todos y que sus esposas venían a su casa llorando y diciendo que temían por su vida.

Su primera esposa era de México, Sara. La segunda de Colombia, Clara. Ambas eran residentes pero no tenían ciudadanía por lo que Dunn la amenazaba con deportarlas y quitarles a sus hijos.

Hendrix confesó que la segunda esposa de Dunn, Clara, le contó que dos días después de casarse, el enfermo hombre la llevó a una casa de swingers donde la forzó a tener sexo con extraños. "Ella me dijo que no quería pero que tenía mucho miedo".

El vecino de Dunn declaró que no le sorprendió ver en las noticias que había matado a un joven porque él amaba las pistolas. "Él creía que lo hacían seguro, era era su actitud. La pistola era su mejor amiga".

Me parece terriblemente escalofriante que haya personas armadas con desequilibrios mentales como en este caso. ¿Cómo es posible que no se haga un examen psicológico a las personas que quieren tener armas?

La única lección que esto me deja es que el derecho de vida de un pobre adolescente afroamericano es considerado menos valioso que el derecho a sentirse amenazado por un hombre paranoico y asustado.

Imagen vía Facebook

Topics: michael dunn  asesino  violencia  arma  control de armas  sexo