Cuando sepas por qué ella recibió $6,000, recordarás que hacer el BIEN sí trae recompensas

Después de que su madre sufrió un daño cerebral, Abigail Sailors y sus hermanos fueron colocados con familias de acogida, que resultaron abusivas. Pasado el tiempo, la joven encontró la estabilidad con sus actuales padres de crianza. Si fuera poco, dos clientes del local donde trabaja como camarera le dieron el dinero para inscribirse en la universidad.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Lo que hizo este niño de 9 años es ASOMBROSO e inspirador

Una alegre camarera de una Cracker Barrel en Nebraska ha visto multiplicarse sus razones para sonreír después de que un par de clientes le dejaron una propina de $6,000.

Durante una comida, los dos hombres le preguntaron a Abigail, de 18 años, quien ha pasado casi toda su vida en hogares sustitutos, por qué estaba tan feliz.

Lo que ella respondió conmovió hasta tal punto a los anónimos clientes, que de inmediato sacaron una chequera y le dieron una propina de varios miles de dólares.

Las primera vez que estos clientes acudieron a ese Cracker Barrel, fueron atendidos por una camarera muy malhumorada y gruñona. Pero, la segunda vez los recibió la más alegre y jovial de todos: Abigail.

Fue al comprobar esto cuando ellos le pidieron que les contara cómo había sido su vida, a ver si esto les explicaba por qué ella se mostraba tan contenta.

Abigail, entonces, reveló una vida trágica, transcurrida en parte junto a un padrastro abusivo, en cuya casa recaló después de que su madre fue gravemente herida en un accidente de carros.

Abigail tenía siete meses de edad cuando sus padres se estrellaron en una carretera nacional, dejando a su madre con daños cerebrales.

Después de que su padre fue declarado no apto para el cuidado de Abigail y sus cuatro hermanos y hermanas, los niños fueron trasladados a un hogar de acogida.

"Todas las historias de horror que hayan oído sobre los hogares de acogida, nosotros los vivimos", ha dicho Sydnie, una de las hermanas de Abigail.

Finalmente, su padre adoptivo fue encarcelado por abusos, y los hermanos fueron enviados a vivir en casas separadas.

Abigail, Sydnie y uno de sus hermanos regresaron con su padre biológico, pero él también fue arrestado por abuso.

Los hermanos no habían recibido ningún amor o estabilidad hasta que John y Susi Sailors los adoptaron, hace nueve años.

"No sé qué habría pasado si ellos no hubieran llegado a nuestras vidas", dice Abigail, que ha tomado el apellido de la pareja.

Además de contarles a sus clientes acerca de su traumática crianza, Abigail les habló de sus planes para el futuro: acababa de terminar su primer semestre en el Trinity Bible College, en Dakota del Norte.

Y, aunque en ese momento no tenía el dinero para continuar el próximo semestre, les comentó que no podía esperar para continuar sus estudios en la pastoral juvenil y en Psicología. Aunque no contara con los fondos inmediatamente, la perspectiva de que los reuniría y podría seguir adelante con su formación, la ponía feliz.

Fue en ese momento que uno de los clientes, que habían asistido a la misma universidad, escribió un cheque por $ 5,000 en gastos de matrícula y $ 1,000 en útiles escolares.

Sobre la mesa dejaron una propina de 100 dólares, que Abigail compartió con otra camarera.

"¿Es en serio?", les dijo Abigail al ver el cheque. Y sus ojos se llenaron de lágrimas. "Siempre ha sido mi sueño ir a la universidad y jugar al baloncesto, y asistir a una escuela cristiana donde puedo buscar a Dios".

Su padre adoptivo también tuvo palabras de elogio para Abigail: "Siempre ha sido muy trabajadora, paga sus propios gastos y ahorra su dinero. Es una gran chica. Es increíble, tomando en cuenta de dónde viene y todo lo que ha sufrido

Cuando Abigaíl tomó el cheque, no lo podía creer.

"Traté de darles las gracias", cuenta. " Y ellos me dijeron: 'Gracias a Dios'".

Imagen vía Facebook

Topics: adolescente  final feliz  buenas noticias