Él las convenció de que estaban poseídas y les robó un dineral para hacerles limpia

Cuando Evelyn Taveras conoció a Dorian, un sanador espiritual, en un concurrido centro comercial en el sur de la Florida, sintió una conexión inmediata con él. La mujer de 36 años llevaba un tiempo buscando ser más espiritual y como Dorian le inspiró confianza, decidió hacerle caso en todo lo que le recomendaba. Fue así como cayó en la vil trampa de este sinvergüenza que logró convencer a la pobre Taveras que estaba poseída y que la única manera de salvarla era pagándole un dineral. 

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: "Es él. Está muerto", tuiteó ella reportando en tiempo real el accidente que mató a su esposo

En el transcurso de tres meses, el tal Dorian le vendió tres cristales sanadores y protectores por $5,200 cada uno. En un momento dado, la ingenua mujer cometió el error de confesarle al tipo que había ahorrado $39,000 para comenzar un negocio y que los tenía escondidos abajo de la cama. Un buen día, el embustero se presentó a su casa sin ser invitado y encontró la manera de robarle el dinero sin que ella se diese cuenta. Encima tuvo el descaro de decirle que no tocara el dinero porque podría hechizarlo.

Pero parece que eso ya le sonó un poco raro a Taveras y cuando fue a revisar debajo del colchón en vez de encontrar sus $39,000 se encontró con dinero de papel y recortes de periódico. Encima, se dio cuenta que el hombre también le había robado casi $50,000 en joyas.

Algo similar le pasó a Cassandre Soray, quien conoció al supuesto sanador espirutal en el mismo mall cerca de Miami pero en una ocasión diferente. A ella, el hombre le dijo que se llamaba Robert y logró sacarle unos $37,000 para hacerle una limpia. 

Ambas mujeres dicen estar súper avergonzadas de haber caído en las garras de este desgraciado, pero evidentemente él sabía muy bien con quién meterse. Aunque se tardaron meses en encontrarlo, la policía finalmente dio con el hombre la semana pasada y ahora está en la cárcel bajo el nombre Joe Álvarez. 

¡No sabes la pena que me dio esta historia! Y es que hace muchos años, cuando trabajaba como productora para CBS en Miami, hizo una investigación encubierta para ver qué tan fácil era caer en una trampa como esta. Fui con una mujer que leía las cartas y las manos y en después de sólo una visita, ya me estaba tratando de convencer que me pasaría algo muy malo si no le llevaba una fuerte cantidad de dinero que ella tendría que quemar para quitarme el hechizo. Al final, la mujer terminó arrestada pero ¡sabe Dios cuanta gente habrá caído en su trampa!

Imagen vía Thinkstock

Topics: robo  religiones y creencia