Joven esposo muere cuidando a su esposa y ella lo sigue sólo unas HORAS después

Una joven pareja casada murió tan sólo a unas horas de diferencia en lo que tal vez sea de las historias más tristes e impactantes que he escrito.

Neil Carruthers de 34 años, murió mientras cuidaba a su esposa, Tina Nedelcu Carruthers de 29 años, quien sufría de un tumor cerebral. 

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Entrenador de fútbol les da una increíble lección a sus estudiantes

Neil colapsó cuando dejaba su cuarto en Stoneham, Massachusetts y su madre, Rosanne, quien es enfermera, intentó desesperadamente revivirlo, pero ni ella ni el equipo de emergencias logró salvarlo y murió en el hospital Winchester.

Su muerte dejó perplejos a los médicos porque fue repentina y él era un hombre muy activo y sano. Por el momento se hará una autopsia que tratará de explicar la razón de su muerte.

Esa noche, Rosanne tuvo que darle la noticia a su esposa Tina, quien había perdido la capacidad del habla.

"Cuando llegue a casa, entré, tomé su mano y le dije, 'Tina, no sobrevivió, él va a tener que esperarte allá', y vi lágrimas correr por sus mejillas", dijo Rosanne.

46 horas después Neil y Tina volvieron a estar juntos. Tina quien luchaba contra un tumor cerebral desde sus años en la preparatoria que le causaba ataques y la dejó incapacitada para hablar y para caminar, finalmente decidió descansar y seguir a su esposo.

Tina había pasado por una exitosa operación hace unos años que la había dejado sin cáncer y aunque podía volver a atacarla, la pareja se casó.

"Mamá, cualquiera que sea el tiempo que tenemos quiero pasarlo con ella", Rosanne recuerda las palabras de su hijo antes de casarse. "Dios sabía que los dos se irían al mismo tiempo".

La vida da muchas vueltas y uno de los más grandes e increíbles misterios es como el amor puede ser más poderoso que nuestro instinto de preservación. Sólo me queda pensar que los dos estaban preparados y que ahora podrán estar juntos en paz y sin limitaciones.

Imagen vía Facebook

Topics: pareja  amor  muerte