Tuvieron sexo cuando tenían 13 y 12 años de edad y lo pagaron muy caro

En el 2003, la Corte Suprema de Utah, atrajo la atención a nivel nacional tras haber considerado, a una niña de 13 años y un niño de 12 años, como agresores sexuales y víctimas a la vez, por haber tenido sexo concertado. En ese entonces, los implicados, fueron hallados culpables por haber violado una ley estatal que prohíbe tener sexo con una persona menor a los 14 años de edad, como reporta el Daily Mail.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Mamá tiene sexo con 4 menores de edad amigos de su hija mayor

Y ahora la chica, quien quedó embarazada tras el encuentro y tiene 23 años de edad, está solicitando a la Corte Suprema que anule la condena juvenil, argumentando que el sexo concertado no debería ser calificado como un crimen porque no aplica para los jóvenes de 16 y 17 años, quienes pueden tener sexo con personas de su misma edad. Y por ello, exige un trato justo ante la ley.

Pero, un juez de la corte juvenil, ya negó la petición de la joven y la Corte de Apelaciones de Utah, apoyó la decisión del juez de descartar la alegación. Su argumento, es que la ley tiene que proteger a los menores de otros menores, así como de los jóvenes mayores y de los adultos.

Y es que, como lo defienden algunos abogados, la ley fue diseñada para prevenir que los niños menores de 13 años, tengan sexo, aún cuando lo hagan con personas de su misma edad. Aparentemente, el mensaje que los legisladores quieren mandar a través de este tipo de leyes es que las relaciones sexuales con o entre niños es completamente inaceptable.

Y sí, estoy de acuerdo con el hecho de que los niños a esa edad no deberían tener sexo, porque no están psicológicamente, ni emocionalmente preparados para tener relaciones sexuales. Ni mucho menos, para convertirse en padres, si se diera el caso. Pero también creo que tratarlos como delincuentes y prohibirles este tipo de cosas, no es la solución.

Lo que se debería reforzar es la educación que reciben estos chicos, comenzando por la casa y extendiéndose hasta las escuelas. Hablarles de las consecuencias psicológicas y sociales que pueden derivar del sexo, a una edad en la que no se cuenta con la madurez suficiente, podría ser mucho más efectivo que prohibírselos.

La manera en la que estos chicos fueron juzgados ante la ley, me parece bastante rígida, sobre todo porque a esa edad es probable que ni siquiera supieran que estaban cometiendo un acto ilegal. En fin, ya veremos cómo se resuelve este caso. Esperemos que por lo menos esta controversia ayude a que los legisladores se replanteen ciertas leyes.

Imagen vía thinkstock

Topics: array