Ni te imaginas por qué el presidente Obama le tiene PÁNICO a su esposa Michelle

Confieso que me hizo mucha gracia la secreta confesión del presidente Obama, quien dijo que dejó de fumar porque le tiene pánico a Michelle, la primera dama. No me puedo imaginar al hombre más poderoso del mundo, al líder del mundo libre teniéndole medio a nadie y mucho menos a su esposa.

Pero resulta que Obama es de carne y hueso y un mortal como cualquier otro, y Michelle pues es una "cuaima" - este es el nombre de una venenosa serpiente del Amazonas y es el nombre que le dan a las mujeres de "armas tomar" en mi país-, como cualquier otra, como corresponde y como debe ser. Sigue leyendo para que veas porque digo que la primera dama es toda una señora cuaima, como debe ser.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?  La "Mom in chief" Michelle Obama es coo tu y como yo (VIDEO)

No hay ofensas en nada de lo que digo. Es la ley de la vida. A las mujeres no sólo nos toca ser mamás y cuidar de nuestros hijos (no importa que estemos casadas con unos hombres maravillosos que asuman su paternidad responsablemente), nos toca velar por el bienestar de TODOS los miembros de nuestra familia, por el presupuesto del hogar que administramos. Somos el centro de la vida familiar que gira alrededor de nosotras. Nada de eso sería posible si no fuéramos unas cuaimas.

Según la Real Academia de la Lengua Española, una cuaima es una serpiente. En Venezuela una cuaima es una persona astuta, muy inteligente, que sabe como lograr sus objetivos. Por supuesto, el término está reservado a nosotras las mujeres que somos cuaimas y a mucha honra… como Michelle Obama…

A quién le importa si la primera dama de los Estados Unidos se impuso y obstinó al propio presidente Obama para que dejara de fumar. Bien por ella, quien puso su astucia de cuaima al servicio del bien no sólo de su familia, del padre de sus hijas y de su esposo, sino también de nuestro país y voy más allá: de la humanidad…

Y como no hay nada oculto en esta Tierra, pues el propio Obama confesó que dejó de fumar por terror a Michelle. La confesión la hizo el Presidente, de lo más inocente, a un funcionario de la Organización de la Naciones Unidas en la sede de la ONU en Nueva York, donde se está celebrando la Asamblea Anual de ese organismo multilateral.

Lo que no sabía el Presidente, era que su micrófono estaba abierto y ahora toda la ONU y el resto de la humanidad sabemos que le tiene pánico a Michelle (como debe ser). No he parado de reírme con este incidente que prueba una vez más que los Obama son como tú y como yo. Me encanta que Michelle haya puesto en tres y dos a su marido y que gracias a ella Obama esté libre de tabaco desde 2011.

En este caso, digo como El Príncipe de Macchiavello: el fin justifica los medios. Así que cuaimas del mundo ¡a luchar por la justicia!

Imagen vía Getty

Topics: array  barack obama  michelle obama  estados unidos