Revelan aparentes causas de la masacre del Navy Yard, pero ¡no creo ninguna!

La masacre de 12 personas en el edificio Navy Yard de la Marina de Guerra de Estados Unidos, donde él mismo Aaron Alexis perdió la vida, fue el último acto de una mente retorcida, que escuchaba voces, sufría de delirios y de paranoia y luchaba contra los demonios que lo atormentaban bebiendo más de la cuenta, y por paradójico que parezca: acercándose al budismo y al mismo tiempo jugando violentos videojuegos hasta por 16 horas seguidas.

A pesar de esos terribles antecedentes, a Aaron Alexis le dieron licencia para matar, cuando el sábado pasado pasó el chequeo de antecedes federal y pagó más de 400 dólares por el arma con la que disparó en Navy Yard.

Advertisement

Lee más ¿Qué más?: 13 muertos por tiroteo en Navy Yard

Pero sigue sigue leyendo amiga, que lo que sigue es todo lo que se hasta ahora de este individuo que entre otras cosas fue rescatista cuando el 11 de septiembre de 2001 cayeron las torres gemelas del World Trade Center en Nueva York.

En un intento por encontrar una explicación a un hecho que no la tiene, los investigadores van sacando a la luz detalles de la oscura vida de este individuo que había sido reservista de la Marina y a pesar de todos los problemas de conducta (al menos ocho incidentes que se conozcan) que tuvo, fue dado de baja con honores. La verdad es que hay cosas que no se entienden y detalles como éste contribuyeron a que le dieran a Aaron su licencia para matar.

Antes de ingresar a la Marina, Aaron no parecía tener problemas. Incluso era un buen samaritano. Cuando la tragedia del 11 de septiembre, estuvo presente salvando vidas voluntariamente. Venía saliendo de la estación del metro cuando se desplomó la primera torre del World Trade Center y fue uno de los primeros en ayudar en las labores de rescate de víctimas.

Cuenta su padrastro, Frank Calderón, quien pidió disculpas por todo el daño que causó Aaron, que después de esa traumática experiencia, el muchacho no podía dormir. Sin embargo, Calderón asegura que nunca supo que sufría del Síndrome de Estrés Post Traumático, tal como dijo su padre biológico.

Pero en 2004 Algernon Alexis le dijo a la policía que su hijo sufría de estrés postraumático luego de la tragedia del 11 de septiembre… Algernon compareció ante las autoridades policiales luego de que Aaron fuera detenido en Seattle tras dispararle a las ruedas de un vehículo. Yo me pregunto como una acto violento de esa naturaleza no consta en actas y a Aaron lo dejan portar y comprar armas, con la venia del gobierno Federal.

¿Ves porque digo que le dieron licencia para matar? Además fue protagonista de otros incidentes violentos en los que hubo armas involucradas. Pero su expediente estaba limpio como si lo hubiera lavado con cloro.

Por ningún lado hay constancia de los ataques de paranoia y delirios que sufrió. Una vez hasta llamó a la policía para denunciar que lo estaban persiguiendo y que oía voces que venían de las paredes y techo del cuarto de hotel donde vivía. Tampoco hay registro de que estuviera en terapia con un psicólogo.

Por eso, cuando el sábado, Aaron entró en la tienda Small Arms Range, en Lorton, Virginia, el Sistema Nacional de Información Criminal Federal le dio el visto bueno para comprar el arma con la que masacró a 12, luego de haberle hecho su chequeo de antecedentes.

Creo que como mamás todavía podemos hacer algo: ejercer presión para limitar la libre compra y porte de armas en el país, y para que los chequeos de antecedentes sean más rigurosos. Estas 12 muertes se hubieran podido evitar. Pero lamentablemente a Aaron Alexis le dieron licencia para matar. 

Imágenes vía Navy Yard y Policía

Topics: masacre  tiroteo  navy yard  armas