Pedófilo que tenía planes de violar, torturar y comer niños debería pudrirse en la cárcel

Tal vez recuerdes la repugnante historia de un hombre británico que confesó tener planes de violar, asesinar y comer niños en un calabozo que había construido en su casa en Massachusetts en mayo. Pues resulta que Geoffrey Portway acaba de ser condenado a 26 años de prisión, pero teniendo en cuenta lo que esta enfermo de 40 años de edad, había planeado, no me parece que sea castigo suficiente.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Desalmada madre castiga a su hijo encadenándolo a tubería por dos semanas

Digo esto porque él tendrá unos sesenta años cuando salga (si no sale antes, como lo hacen muchos de estos delincuentes), lo cual significa que todavía tendrá tiempo de sobra para planificar crímenes tan inquietantes como el que lo mandó a la cárcel. Lo siento, pero yo no creo que gente como Portway tienen la capacidad de rehabilitación. Una vez que estás tan mal de la cabeza, no veo cómo puedes volver a ser normal.

No nos olvidemos ni por un minuto lo que encontró la policía en el calabozo en el sótano de su casa: una jaula de acero, un ataúd hecho a mano de tamaño pequeño, congeladores y herramientas de castración, entre otras herramientas, cuyo único propósito eran torturar. Todas estas cosas en conjunto con sus conversaciones en línea y el intercambio de pornografía infantil con otros enfermos como él, hacen de Portway un monstruo completo.

Es difícil pensar que personas como Portway realmente existen, porque es mejor creer que tanta maldad sólo existe en las películas o libros de terror. Pero para mí, Portway es sólo otro Ariel Castro, sólo que no tuvo la oportunidad de poner su macabro plan en marcha. ¡Gracias a Dios! Y para evitar que otra atrocidad como la del secuestrador de Cleveland se repita, Portway debería de pasar el resto de sus días tras las rejas.

Imagen vía boston.cbslocal.com

Topics: abuso  abuso de menores  niño  pederastas  robo de niños  secuestro  pornografía infantil  tortura  violencia