Aaron Alexis: El pistolero de Washington era un hombre con antecedentes violentos

Mientras las familias de las 12 víctimas fatales del tiroteo en la sede de la Armada en Washington D.C. se preparan para los servicios fúnebres, el FBI y la policía entra en la etapa de descubrir qué fue lo que impulsó a Aaron Alexis, un militar retirado de 34 años, a cometer ese terrible atentado y entender un poco más quién era ese hombre afroamericano que logró burlar la seguridad de uno de los sitios más protegidos del mundo.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: ¡Masacre! 13 muertos por tiroteo en el Navy Yard

El veterano de la Armada había nacido en el condado neoyorquino de Queens, uno de los cinco que forman la ciudad de Nueva York y se había mudado hace cuatro o cinco meses a la capital estadounidense, después de haber pasado una temporada en Forth Worth, Texas. Justamente en esa ciudad fue donde pasó la mayor parte de los cuatro años que fue parte activa de las fuerzas armadas. En enero de 2001, había sido dado de baja. Aún no sabemos las razones específicas para esto, pero extraoficialmente se ha revelado que tenía problemas de comportamiento.

Aún en servicio activo, el hombre había sido arrestado por disparar un arma de fuego, dentro de los límites de la ciudad de Forth Worth. Él dijo que se le había escapado el disparo mientras la estaba limpiando, pero el balazo casi le cae a una vecina. Aunque no se le levantaron cargos, la vecina le declaró a la policía que Alexis "le provocaba terror", informó el portal The Daily Beast, parte de la revista Newsweek.

En 2004, Alexis fue detenido nuevamente, esta vez en Seattle, por disparar contra un camión. La policía lo describió como "amnesia por un ataque de rabia repentina" y en el informe la policía indicó que el papá del hombre les había contado que sufría de estrés post-traumático porque había participado en las operaciones de rescate del 11 de septiembre. Aquí tengo que parar de echar el cuento, porque ya me estoy desesperando. Si alguien sufre de ataques de ira y le da por disparar, ¿no sería así como que obvio que hay que quitarle el acceso a las armas?

Lee más en ¿Qué más?:Mensaje al gobierno: ¡detengan a todos los pistoleros locos

Pero no sólo matuvo su derecho a portar armas, sino que pudo conseguir el rifle mortal AR15, igual al usado para matar a los niñitos en Connecticut y a los que estaban en el cine viendo Batman en Colorado. Y además, tenía permiso para entrar libremente a la sede de la Armada, donde no sólo trabajaban 3.000 personas, sino que hay documentos altamente confidenciales. ¿Dónde está la lógica de ésto? ¿Cómo se justifica? ¿Estas son las decisiones que toman las personas en las fuerzas armadas más poderosas del mundo?

Se han conocido otros detalles, como que recientemente el hombre estaba practicando el budismo, la religión más pacífica del mundo, y que estaba en tratamiento para la paranoia y el insomnio (y matuvo el derecho a portar armas), pero que tomaba muchísimo.

Aún se desconoce el móvil de su aterrador crimen, pero, aunque eso puede que ayude a la familia de las víctimas a digerir la tragedia, me parece irrelevante. Motivos siempre habrá en la cabeza de algún loco. Lo importante es cómo protegernos. Para mí, todo vuelve a los temas de salud mental y armas. La única manera en la que tú y yo podemos hacer algo es escribiéndole a nuestros congresistas y senadores con nuestra opinión. ¡Anímate!

Imágenes vía Getty Images y Fort Worth Police Department

Topics: tragedia  tiroteo  muertes masivas