Estos desgraciados son los PEORES padres de toda la historia y merecen lo peor

Nada más asqueroso que alguien abuse de sus propios hijos como lo hicieron este par de miembros de la armada, que se declararon culpables de abusar y explotar sexualmente a sus hijos. Se trata de Sarah Adleta, de 19 años, y su ex esposo, Jonathan Adleta, de 25, quienes admitieron haber planeado el abuso de sus hijos desde antes de nacer. No te imaginas lo que le hicieron este par de desgraciados a sus propios hijos. 

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?Ex modelo y mamá de 3, SEXTORSIONA a empresario casado por 250 mil dólares

Jonathan le dijo a Sarah cuando estaba embarazada que se casaba con ella si aceptaba que él abusara de su hija, de la misma manera que ella debería abusar de su hijo, reporta el Orlando Sentinel.

La desgraciada dijo durante una aparición en la corte que había aceptado que el hombre abusara de la hija porque ella lo amaba y necesitaba ayuda económica para mantener a sus hijos. En marzo de 2009 nació la niña y poco después Jonathan comenzó a abusar de ella. La pareja contrajo matrimonio el año siguiente y aunque poco después se divorciaron continuaron los abusos, según el Daily Mail.

Aunque Sarah se mudó a Orlando, Florida, el hombre la convenció de continuar abusando a la niña a través de Skype. Incluso la llevó a visitar a su padre a Oklahoma para que la pudiera violar. Lo peor fue cuando el asqueroso padre encontró una nueva novia, Samantha Bryant, de 23 años quien también admitió haber abusado de la pequeña y tomarle fotos, por lo que se declaró culpable.

La asquerosidad de esta pareja quedó al descubierto luego de que el FBI se dio cuenta de que la madre le había enviado unas fotos suyas y de los niños desnudos, a un hombre en Carolina del Norte.

De acuerdo con un testimonio que dio en la corte, Sarah realizaba actos sexuales con sus hijos para que otros pudieran ver. La mujer enfrenta ahora la posibilidad de permanecer tras las rejas entre 15 y 30 años mientas que el padre entre 10 y cadena perpetua.

Jonathan fue miembro de la armada de los Estados Unidos durante 4 años en donde recibió el reconocimiento Purple Heart. Este par debería permanecer el resto de su vida en la cárcel, ningún tiempo será suficiente para que paguen los actos horripilantes que cometieron con sus hijos.

¿A quién se le ocurre hacer semejante barbaridad? Estas son personas sin corazón, enfermas mentales, que no merecen que les ocurra nada bueno. El trauma que le causaron a sus hijos no se les va a borrar nunca, pobres pequeños. Ojalá encuentren un hogar en donde reine el amor, el respeto, y la posibilidad de llevar una vida normal.

Imagen vía Policía del Condado de Seminole

Topics: abuso a menores  abuso sexual menores  enfermedad mental