Mujer no puede tener sexo con su marido por culpa de violento examen médico

Si alguna vez te ha tocado hacerte un ultrasonido transvaginal entonces sabes lo incómodo que puede ser. Pero incomodidad no es la palabra que Marianne Keith ha usado para describir lo que ella sintió cuando fue al hospital con un terrible dolor abdominal y se tuvo que someter al invasivo examen médico.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Niño mexicano de 10 años libra una terrible batalla contra gigantescos tumores

Según la pobre Keith, lo que ella sintió fue que la estaban ultrajando durante la hora que duró su ultrasonido transvaginal. De hecho, fue así como describió su terrible experiencia en una entrevista con el Huffington Post, "Se sintió como que me estaba violando. Como si alguien estaba tratando de herirme intencionalmente".

Es por eso que ahora Keith, quien tiene 52 años, ha presentado una demanda legal contra Advocate Condell Medical Center en Illinois. El técnico fue tan brusco que, al salir del hospital, Keith sabía que le habían hecho daño en sus partes más privadas. De hecho, en la demanda, la mujer asegura que el procedimiento terminó hiriendo su vagina y su cérvix y que todavía padece de síndrome de estrés postraumático. 

Pero lo peor de todo es que Keith no ha vuelto a tener relaciones sexuales con su marido porque simplemente no quiere que nadie la toque nunca más. ¡Pobre mujer! ¿Te lo puedes imaginar?

Imagen via Thinkstock

Topics: abuso  hospitales  demanda