Madre de una hija con cáncer lucha por su dignidad frente a acosador sexual

Cuando leí la historia de Herlinda Aroca Pino entré en pánico. ¿Será posible que una madre de familia latina y trabajadora, no sólo tenga que lidiar con el cáncer de su hija, sino que encima le toque soportar el acoso de un abusador sexual, llamado Mario Batista? El hombre maneja la factoría de la tienda Brooks Brothers, donde ella trabaja en Queens. ¨¡Santo Dios! Hay gente que nace estrellada¨, pensé.

El hecho es que Herlinda no se quedó de brazos cruzados, y está acusando a este abusador con todas las de la ley, ¡como debe ser! La cifra que ella aspira en recompensa son nada menos que 30 millones de dólares. Para mí no hay dinero en el mundo que compre la dignidad de una mujer. La huella que deja una situación tan grave es imborrable. ¿Quieres saber qué le dijo el desgraciado? Sigue leyendo.

Advertisement

 Lee más en ¿Qué más?Ex modelo y mamá de 3, SEXTORSIONA a empresario casado por 250 mil dólares

La cruz que Herlinda Pino viene cargando data de tiempo atrás. Ya son años soportando que el supervisor abusador le diga frases como: "un día serás mía", "Tus senos parecen melones" y "tengo una pequeña boca que quiera jugar en tu casa" mientras le señala sus partes íntimas. ¡Les juro por Dios que yo lo hubiera abofeteado! Sin embargo, como muchas mujeres que son abusadas física y psicológicamente en este país, ella prefirió actuar por lo legal y denunciar ante las leyes, luego de haberle planteado el caso a la división de recursos humanos de la empresa en la que se gana el sustento cada día.

La pesadilla no se acaba con lo dicho, ya que según la acusación de Pino, también hubo abuso físico durante una fiesta de la prestigiosa empresa en diciembre de 2011, cuando Mario tocó deliberadamente sus senos e intentó besarla. Me da asco de sólo pensarlo. El sexo y el placer no conviven jamás con la fuerza. El tipo es tan descarado que, según ella relata, se paraba varias veces por semana frente a la puerta del cuarto de damas para pillarla cuando ella se cambiaba de ropa. ¡Qué sucio!

El acusado le dijo al Daily News que él "no hizo nada" y que Herlinda tenía "algo en su contra". La verdad hay que ser bien descarado. La empresa le puso una queja en junio de 2012, pero su conducta inapropiada continuó. Esperemos que todo se revuelva favorablemente en los tribunales.

Mujeres del mundo, nunca sean víctimas de alguien que quiera abusar de ustedes, bajo ningún motivo. Denuncien a su agresor y póngale un alto a este prototipo de sádicos acosadores, quienes se olvidaron que ellos también tienen madre y que toda dama merece respeto. 

Imagen vía Thinkstock

 

Topics: abuse  abuso de mujeres  abuso sexual