Repugnante lo que este pobre hombre comió para sobrevivir 4 meses en Los Andes (ACTUALIZADO)

Si yo fuera la esposa de Raúl Fernando Gómez, un hombre uruguayo de 58 años, quien pasó cuatro meses perdido en Los Andes, después de abrazarlo, llorar juntos y agradecer su rescate, lo mato. ¿Qué tiene que andar inventando un señor plomero, sin ningún tipo de entrenamiento o experiencia en andinismo, a cruzar una de las cordilleras más peligrosas del mundo, en pleno invierno? Ni te imaginas porque se metió en ese lío y las cosas que tuvo que hacer para sobrevivir.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Bebé milagro se convierte en la primera en sobrevivir peligrosa condición médica

Raúl, quien trabaja para la municipalidad de su ciudad de Bella Unión como plomero, se fue en abril de Uruguay a Argentina en un viaje de "motoqueros" (un grupo de hombre en moto). La agencia de noticias DyN detalló que, una vez en Mendoza, del lado argentino de la cordillera, se le ocurrió cruzar a Chile, donde viven familiares de su esposa. A la vuelta se le averió la máquina y llamó a casa el 11 de mayo para avisar que la iba a dejar en un pueblo chileno y se iba a regresar a Argentina "a pie". Yo ahí de ser la mujer hubiese puesto el grito en el cielo.

Pero resulta que Raúl estaba escapando de algo. Autoridades chilenas declararon a la Associated Press, a condición de anonimato, que lo estaban buscando para que respondiera a unas acusaciones de abuso sexual de menores. Ahí si se explica su decisión de internarse en la cordillera así no más. Se nota que el hombre sabía que la cosa no era tan sencilla, porque le dijo a la mujer que si no sabían de él siete días después, que llamaran a las autoridades. Así lo hicieron, pero la alerta no llegó hasta finales de junio. Recién este fin de semana fue encontrado "por casualidad", en una cueva a 2.840 metros sobre el nivel del mar, por un grupo de ingenieros hidráulicos que hacía mediciones de rutina de la nieve en el área.

Aunque Raúl no ha hablado con los medios, los rescatistas revelaron que el hombre sobrevivó comiendo galletas, uvas pasas, que los andinistas dejan en cuevas para casos de emergencia y, principalmente, ratas que cazaba con una trampa que el mismo diseñó. Los testigos dijeron que insistió en llevarse la sartén en la que las cocinaba "de recuerdo". ¡Para sobrevivir no hay que hacer lo que sea!  Lo impresionante es que apenas perdió 20 kilos (44 libras). Ya están con él su esposa y sus dos hijas.

"La verdad es que esto fue un milagro, aún no lo podemos creer. Llegó, hablamos con él, lo hicimos hablar con su mujer, su madre y su hija. Estaba muy feliz de haber sido encontrado", expresó el gobernador de la provincia argentina de San Juan, José Luis Gioja, al periódico local El Diario de Cuyo. Está bien de salud, pero "quedó internado en Terapia por su alto nivel de deshidratación", agregó. Ahora habrá que ver a dónde lo llevan una vez que salga del hospital.

Imágenes vía Diario de Cuyo

 

Topics: casos insólitos  accidente  milagros