Suprema Corte aprueba derechos a las parejas gays ¡Y me da un gustazo!

Matrimonios entre parejas gays o lesbianas ahora tendrán los mismos beneficios federales que una pareja del sexo opuesto, de acuerdo a lo que la Suprema Corte declaró el día de hoy. Lo cual es una gran victoria para el movimiento homosexual estadounidense.

"La DOMA (Ley de Defensa del Matrimonio) es inconstitucional porque es una denegación del acceso a la libertad de las personas protegida por la Quinta Enmienda", dictaminó la Corte. Y para quien le guste o no, el matrimonio y los derechos entre las parejas del mismo sexo es algo que ya está aquí y no puedo estar más contenta por ellos.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: ¿Aceptarías a tu hijo si fuera homosexual o trangénero?

Yo tengo 27 años de edad y crecí en la ciudad de México, que es una ciudad, como muchas otras en Latinoamérica, que permite legalmente desde hace varios años el matrimonio gay, y se aceptan a personas homosexuales sin mucho escándalo.

Muchos de mis amigos de infancia son gays, y muchas de mis amigas lesbianas. Para mí nunca representó un problema su orientación, pero escuchar a alguien querer frenar o prohibir sus derechos, me parece tan rústico como hablar de la Santa Inquisición.

No me deja de sorprender que la homosexualidad sea aún tema de debate. Yo comprendo que el tema asuste a mi abuelita, pero ver a jóvenes de mi edad protestar en contra de los derechos de sus compañeros, me parece insultante.

¿Qué es lo que insulta? Para empezar, insulta el derecho más grande de todos, que es el de libre albedrío. El derecho a escoger y a elegir a quien amar. Insulta mi más profunda creencia en justicia, porque justicia es tener las mismas libertades, beneficios, y restricciones como raza humana, no siendo separatistas por elegir con quien nos acostamos o no.

¿Qué perdemos en permitir que otro ser humano se acueste con otro ser humano? ¿Porqué a alguien le importa?

Probablemente, como muchas otras cosas, mi mirada ante la situación es diferente porque crecí con personas abiertamente homosexuales desde que tengo memoria y jamás sentí la necesidad de siquiera juzgarlos. También soy testigo de cómo muchos permanecen callados por falta de apoyo, sobre todo social.

Este domingo fui al zoológico del Bronx, y sentí una terrible tristeza cuando vi a los orangutanes sentados tristes detrás de un aparador. No puedo evitar pensar que cerca estuvimos de que la situación fuera a la inversa, y que alguien me tuviera detrás de un vidrio señalándome y tomándome fotos las 24 horas al día.

Si ya tuvimos la SUERTE de ser la especie más evolucionada, ojalá lograramos comprender que lo que es "normal" ahora, estuvo muy cerca de ser distinto.

Estoy casi segura que mis nietos verán esta parte de la historia con asombro, como yo ahora veo la época en que las mujeres no podían votar...

Imagen vía Thinkstock

Topics: escándalo  homosexual  gay  matrimonio