Babosos supervisores obligaban a las empleadas a hacer bailes eróticos para darles trabajo

¡Entre más leo más asco me da esta noticia! Resulta que los supervisores del Departamento de Parques de Nueva York se encuentran en el ojo del huracán luego de que se hiciera público que algunas empleadas de la ciudad de Nueva York supuestamente hicieron bailes eróticos y trucos sexuales a cambio de trabajos, durante fiestas organizadas por supervisores de este departamento, como reporta una investigación realizada por el Daily News.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: ¿Estarías dispuesta a usar una sugerente minifalda por un trabajo? (VIDEO)

De acuerdo a los testimonios de algunas empleadas temporales, por lo menos diez hombres solían reunirse durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo, desde el 2009, para ver a la empleadas bailar en ropa interior. Las supuestas fiestas clandestinas se llevaron a cabo en un cuarto propiedad de la ciudad en Randalls Island.

El objetivo de las presuntas reuniones era "premiar" a las mujeres que llevaran a cabo los bailes eróticos, con más trabajo o empleos de tiempo completo, como señala esta fuente.

"Los hombres comenzaron a pedir más. Era como 'quieres que te demos dinero, enséñanos algo'" dijo a este medio, una de las empleadas que atendió varias fiestas. "Y para la fiesta de Año Nuevo, algunas mujeres hicieron bailes eróticos en su ropa interior y los hombres estaban dándoles nalgadas en el trasero. Estaba fuera de control".

Lo más infame de este caso es que la mayoría de las mujeres que supuestamente se vieron obligadas a realizar estos humillantes actos, son madres solteras de bajos recursos, que están desesperadas por mantener sus puestos temporales o convertirlos en trabajos de tiempo completo.

Aparentemente, aunque nunca hubo una orden directa de los supervisores de este departamento, para que las mujeres participaran en dichas fiestas, las empleadas temporales que accedían a hacer los bailes eróticos, recibieron más trabajo o se les ofreció un trabajo de tiempo completo, basado en las recomendaciones de los directivos, como señala este informe.

Por fortuna, el Departamento de Investigaciones de la ciudad, ya está investigando las supuestas fiestas clandestinas. Así como las quejas de acoso sexual, las cuales incluyen la de una trabajadora que alega que un supervisor la arrinconó en el elevador, le subió la blusa, para luego poner su cara en la entrepierna de éste.

¡Qué asco! Espero que las autoridades investiguen a fondo estas graves acusaciones y que de ser ciertas, castiguen a los responsables con todo el peso de la ley. Lo que supuestamente hicieron estas personas, no es más que un vil abuso de poder, así como una denigración terrible hacia las mujeres. Espero que esta investigación llegue hasta las últimas consecuencias y que las féminas que se vieron en esta situación reciban justicia por el infame trato que recibieron.

Imagen vía Thinkstock

Topics: acoso laboral  acoso sexual