Navidad sangrienta: mató a dos bomberos y prendió fuego a su casa (VIDEO)

Hoy amanecí preguntándome qué más tiene que suceder en este país para que finalmente controlen el uso y la tenencia de las armas. En un pueblo de Webster, en el estado de Nueva York, otro suicida con infulas de criminal de película, hizo que su pueblo tuviera una Navidad ensangrentada. William Spengler, dejó una nota en la que decía que deseaba quemar el vecindario donde vivía y hacer lo que mejor sabía: "matar gente".

Y en efecto, antes de quitarse la vida asesinó a dos bomberos, hirió a otros dos y, al parecer también acabó con la vida de su hermana –aunque eso no ha sido clarificado por la policía-, puesto que la mujer está "desparecida". Spengler era un exconvicto de 62 años, que fue condenado por el asesinato de su abuela en 1980.

Advertisement

Cuando los vecinos se percataron del fuego, llamaron a las autoriades. Cuando los bomberos llegaron, fueron recibidos a tiros por el ex presidiario, quien luego se quitó la vida. De acuerdo a la policía de Webster, el hombre estaba atrincherado con tres armas, una de las cuales era una Bushmaster, calibre .223; es decir, el mismo tipo de arma que usó Adam Lanza para cometer la inolvidable y sangrienta masacre de Newtown.

Lee más en ¿Qué Más?: Tragedia en Connecticut nos abre los ojos a los problemas de la salud mental

A pesar de que la Asociación Nacional del Rifle aseguró que las medidas de control de armas no impedirán matanzas como la sucedida en Connecticut, la verdad no dejo de pensar que si no fuese tan fácil acceder a las armas como lo es en este país, quizás habría menos desgracias de este tipo. Me niego, me frustro y me da rabia encontrar noticias de matanzas y asesinatos diariamente en los medios estadounidenses. Me atrevo a decir que este país esta librando una guerra, pero no contra otra nación, no contra el narcotráfico, sino contra sí mismo y el alto nivel de locura que está padeciendo parte de la población, que la drena o la descarga contra inocentes que tienen el infortunio de estar en un mal momento cerca de un loco armado.

Image via Police Handout

Topics: william spengler  webster  adam lanza