Padre e hija acusados de incesto tras descubrirse que tienen un hijo en común

Cuando ves las fotos, que ahora circulan por toda la Internet, de George Sayers de 46 años, y Tiffany Hartford de 23 años, es inevitable que uno se cuestione, cómo es que estos individuos tienen el descaro de tomarse fotos, como si fueran una familia feliz. Y es que, Sayers y Hartford, son padre e hija, respectivamente, y no sólo están acusados de haber cometido incesto, sino que además ¡tienen un hijo en común! No puedo decir otra cosa, más que el hecho me resulta sumamente repugnante y en contra de todo principio ético.

Advertisement

La historia salió a la luz, cuando una ex novia de Hartford, fue a la policía tras descubrir que Sayers, estaba vendiendo vídeos sexuales y fotografías de ella sin su consentimiento. Y es que, aunque la joven había accedido a dejarse grabar, mientras sostenía relaciones sexuales con Hartford, cuando eran pareja, no pudo controlar su enojo tras saber que Sayers, estaba generando ganancias monetarias con esos vídeos, así como por la venta de algunas fotografías, sin su aprobación, como señala un informe del Daily Mail. Lo más grave de dicha acusación es que, supuestamente, la joven tenía entre 16 y 17 años, cuando fue grabado el material.  

Tras la denuncia, la policía se dedicó a investigar a la pareja y así descubrieron que tenían un hijo en común. Además, cuando las autoridades revisaron la computadora de Sayers, encontraron imágenes grabadas, de su hija, luciendo atuendos provocativos, que llevaban el crédito de éste como el productor de las mismas. Aunque, desafortunadamente, este sujeto no puede ser acusado de pornografía infantil, debido a que el material se obtuvo cuando la joven era mayor de 16 años, las autoridades les han levantado cargos por agresión sexual en tercer grado, obscenidad y conspiración. Ante las acusaciones ambos se han declarado no culpables, como indica este reporte.

Y es que, según las autoridades, la controvertida pareja, argumentó, en unos interrogatorios por separado, que no sabían que eran padre e hija. Aunque, Sayers, dijo en algún momento, que creía que Hartford era la hija de un hermano muerto ¡Qué bárbaro! Que no sabrá que aun así, la acción se consideraría incesto. En verdad, se tiene que estar muy trastornado, como para cometer una atrocidad como ésta. Pobre chica, pues, creo que ella sólo ha sido una víctima más de la descarriada conducta de su padre. Espero que la justicia no permita que el bebé, que tienen en común, permanezca con ellos, pues no dudo que el padre le haría algo similar a este angelito.

Imagen vía Tiffany Larissa Hartford/facebook

Topics: incesto  pronografia infantil  relaciones sexuales