Las botas que le dio el oficial han sido una maldición para el mendigo

La historia del pordiosero a quien un policía de la ciudad de Nueva York le regalara un par de botas nuevas para que no anduviera descalzo en la víspera del frío invierno neoyorquino, le ha dado la vuelta al mundo.

El mendigo y el policía saltaron a la fama luego de que la foto, que capturó el momento en que el oficial Lawrence DePrimo le entrega las botas, valoradas en 100 dólares, a Jeffrey Hillman, fuese publicada en internet.

Advertisement

Pero ahora Hillman, un veterano del ejército, de 54 años, de New Jersey, dice temer por su vida y sigue descalzo en la céntrica zona de Times Square, en Manhattan, donde continúa pidiendo limosna. La razón: dice que tuvo que esconder las botas para evitar que se las robaran e incluso que lo mataran para quitárselas.

Dice que el regalo del oficial DePrimo se convirtieron en un problema y que además su súbita fama en nada ayuda a su situación. Hillman ha vivido en las calles de Nueva York durante los últimos 10 años, señaló The New York Times, que lo entrevistó.

Lee más en ¿Qué Más?: Un policía demuestra que la bondad sí existe | ¿Qué Más?

Esta historia, cuando estamos a pocas semanas de la Navidad, me conmovió. No sólo por la tristeza de saber que hay seres humanos quienes, como los muchos desamparados que hacen vida en las calles de Nueva York, no tienen como cobijarse ni en el más cruento de los inviernos, sino también porque hay muchas personas quienes como Hillman se confunden con la suciedad de las calles y no quieren llamar la atención.

Además, me conmovió el corazón de oro del oficial DePrimo, quien literalmente se puso en los zapatos de un mendigo y en un gesto de solidaridad y desprendimiento fue y le compró las botas para regalárselas. Personas como DePrimo son quienes nos devuelven la esperanza y hacen la diferencia en la vida de los demás.

Cuando a DePrimo le preguntaron por qué lo hizo, dijo que era "su deber" ¿qué te parece? Desde que viví en Nueva York, siempre he admirado a los hombres de azul. La mayoría son héroes anónimos y como DePrimo dan más de lo que se espera de ellos. Como dijo el propio Hillman, el mundo sería otro si hubieran más personas como DePrimo.

La familia de Hillman, dijo no sabía que el veterano, quien fue dado de baja del ejército con honores, era ahora un desamparado. Ojalá esta historia sirva para que se reencuentren, o al menos para que Hillman no siga viviendo en las calles y reciba la atención que merece quien un día sirvió al país desde su fuerza armada.

Imagen vía NYPD/Facebook

Topics: lawrence deprimo