Niño de 12 años logra escapar del infierno que vivía con sus padres (VIDEO)

Qué tristeza que en este mundo existan niños que tengan que salir huyendo de sus casas debido a que en la calle, se encuentran mucho más seguros que en su propio hogar. Lo digo por el caso de un niño de 12 años, originario de Delaware, cuyos padres, Robert Hahn y Shannon Watterson; supuestamente, lo golpearon, lo hicieron pasar hambre y lo mantuvieron encerrado durante tres meses en una recámara vacía, como dice un informe del Daily Mail.

Advertisement

Las atrocidades que estos padres, supuestamente, cometieron contra su propio vástago, salieron a la luz, luego de que el pequeño escapara de su casa, el pasado martes por la noche, y corriera a la residencia de una vecina, donde tocó la puerta y se presentó con la cara llena de moretones y sin zapatos. "Estábamos terminando de cenar y me preguntó si mi hijastro vivía ahí", relata Melissa Ferraro-Walsh; vecina del condado de New Castle, quien explica que su hijastro y el menor, fueron a la escuela juntos hasta el año pasado, pues como lo confesaron los padres del niño, recientemente, estos lo habían sacado de la escuela por unos supuestos problemas de conducta.

Por fortuna, cuando el chico entró a la casa, la Sra. Ferraro-Walsh, presintió que algo no andaba bien, pues el menor vestía una chamarra muy ligera pese al frío, se veía desnutrido, tenía unos moretones en la cara y no portaba zapatos. Y aunque el menor explicó que sus moretones se debían a que se había caído de un árbol; la historia no convenció a la vecina por lo que, mientras el niño cenaba con su familia, se fue discretamente a otra cuarto y marcó al 911.

En ese momento, y como si se tratara de una película de acción, la mujer escuchó el ruido de un auto que se estacionó frente a su casa y uno de los conductores preguntó si había visto a un niño descalzo. Astutamente, la Sra. Ferraro-Walsh, contestó que no, y les pidió que le dieran su número telefónico por si lo veía. Una vez que tuvo el dato, ésta se lo pasó a la policía, quien luego arrestó a los padres, por abuso de menor en primer grado y varios cargos por poner en peligro el bienestar de un niño.

Según esta fuente, los presuntos responsables de este inhumano crimen, siguen tras las rejas, pues no han podido pagar la fianza que se les fijó. Mientras tanto, el pequeño fue trasladado al hospital, en el que ahora se recupera del infierno que vivió. "Él está mucho mejor…mucho más feliz", declaró la Sra. Ferraro-Walsh, quien visitó al niño en la clínica.

Aunque me da mucho gusto, que el pequeño esté ahora en un lugar, en el que ya no es maltratado y en el que puede sentirse querido, es una pena que sus propios padres, aparentemente, no le hayan podido dar un hogar feliz a esta pobre criatura. Qué lástima que existan progenitores, sin escrúpulos y sin el mínimo respeto hacia la vida de sus propios hijos, lo bueno es que, por fortuna, nunca falta un alma noble, como el de la Sra. Ferraro-Walsh, dispuesta a ayudar a otros.

View more videos at: http://nbcphiladelphia.com.

Imágenes vía NBC Philadelphia

Topics: niños maltratados  abuso infantil  abuso de menores