Mayra Rosales era demasiado obesa para haber matado a un niño (VÍDEO)

¿Qué harías si supieras que tu hermana es culpable de algo tan grave como la muerte de su propio hijo? ¿La cubrirías? Y lo que va más allá ¿te echarías la culpa de lo sucedido? Pues aunque no lo creas, Mayra Rosales, una mujer que pesa más de mil libras, lo hizo para salvar a su hermana, Jaime Rosales, de ir a la cárcel. ¿Por qué menciono su peso? Porque éste fue determinante para resolver el caso.

Advertisement

Lee también en ¿Qué Más?: ¿Cuándo podemos considerar que alguien es obeso?

Y es que, cuenta su abogado, en un documental de TLC , que desde que conoció el caso de Rosales, supo que algo no andaba bien, pues ésta estaba demasiado obesa como para haber matado a alguien. Aunque Mayra declaró que había asesinado accidentalmente a su sobrinito de dos años, Eliseo Jr., luego de que le cayera encima, los hechos mostraban que esa teoría era imposible, pues ésta apenas y se podía mover de su cama. Clínicamente, Rosales estaba muriéndose de neumonía e incluso se requirió de diez hombres y una ambulancia más grande, para que pudiera ser llevada al hospital en el 2008 cuando su salud comenzó a deteriorarse, como cuenta un informe del Huffington Post.

Lee más en ¿Qué más?: Marido furioso lanzó a su esposa de un cuarto piso (VÍDEO)

Los hechos ocurrieron en el 2008, cuando Rosales estaba viviendo con su hermana en Sullivan, Texas. De acuerdo a las investigaciones, un día, Jaime Rosales salió de la casa, dejando a sus hijos a cargo de su hermana, a pesar de que Rosales apenas se podía mover de la cama debido a su peso. Esa noche, el pequeño comenzó a sufrir de problemas para respirar, por lo que tuvo que ser llevado de emergencia al hospital, donde después murió.

Y aunque en un principio, Mayra se empeñó en decir que había sido su culpa --a pesar de que esa mañana ella había visto a su hermana golpeando al niño y la autopsia reveló que éste había muerto por un golpe y no por asfixia-- luego confesó la verdad, cuando su hermana continuó abusando de su otro hijo.

Tras su testimonio, su hermana se declaró culpable y ahora está cumpliendo una sentencia de 15 años en prisión. Y aunque lo que hizo, resulta imperdonable para muchos, Mayra aún parece tenerle compasión a su hermana, pues como declaró al periódico Mail, "creo que mi hermana entiende ahora que sus acciones estuvieron mal. Yo creo que puede cambiar y aprender de lo que paso".

Éste, sin duda, es un caso delicado y difícil de juzgar, pues aunque se entiende que, como lo dijo Mayra a su abogado, ella no quiso dejar al descubierto a su hermana para que no fuera a la cárcel y sus hijos "tuvieran todavía una mamá", no debió haber ocultado lo que estaba sucediendo, pues esto sólo alargó el sufrimiento y los abusos de esta madre a sus hijos. Entiendo que, al final de cuentas, tampoco quería hacerle daño a su hermana, pero en estos casos, aunque la verdad duela, hay que darla a conocer para prevenir más infortunios. Qué bueno que todo se aclaró y se hizo justicia para el pequeño Eliseo.

Imagen vía TLC

Topics: obesidad  asesinatos  madres asesinas