Estaba haciendo su tarea cuando recibió el disparo de una bala perdida

Quién se hubiera imaginado que una mañana, que parecía como cualquier otra, para Amy Sánchez, una joven de 15 años, residente de Queens, New York; acabaría en una tragedia. Y es que, algunos medios locales reportaron, que la menor había recibido un disparo por una bala perdida, la madrugada del domingo, mientras se encontraba haciendo su tarea, como dice un informe del Daily News.

Lee también en ¿Qué Más?: Una bala perdida asesina a niño de cuatro años en El Bronx (VÍDEO)  

Advertisement

Se cree que los disparos, habrían sido cometidos por un individuo que se encontraba cantando en la calle, alrededor de las 5:15 am; y que vestía una sudadera negra y unos pantalones de mezclilla azules. De acuerdo a la policía, la joven escuchó a este sujeto cantando, cada vez más cerca de su edificio, hasta que comenzó a oír los disparos e intentó protegerse de ellos, pero fue inevitable que una de esas balas, traspasara la pared de su apartamento y le lastimara  la mano izquierda, por lo que tuvo que ser trasladada de emergencia al hospital, en el que tuvo que ser sometida a una cirugía.

Menos mal que la bala perdida, no le arrebató la vida a esta pobre joven, que lo único que estaba haciendo era cumplir con sus deberes escolares. De ahí, que el caso resulte sumamente, indignante, pues no es posible, que los padres ya no puedan criar a sus hijos en un ambiente alejado de las armas y la violencia, particularmente, en el complejo de Queensbridge Houses (el desarrollo habitacional más grande de Norteamérica) donde los disparos parecen ser "el pan nuestro de cada día".

Y es que, como señala este informe, la criminalidad en esa zona, se ha incrementado en un 10% con respecto al mismo periodo del año pasado. El número de homicidios ascendió de cuatro a siete, este año y el número de personas heridas con arma de fuego, incrementó de 17 a 21. "La gente es disparada con regularidad. Las personas lo están comenzando a aceptar como un hecho de la vida", dice a este medio, Ray Normandeau, un inquilino de dicho complejo.

Sinceramente, espero que tras lo que sucedió con Amy Sánchez, los vecinos no se queden de brazos cruzados y le exijan a las autoridades, mayor seguridad en esa zona. Pues, no es justo que los residentes de esa área, tengan que vivir con miedo a que un día, una bala perdida, les arrebate la vida a sus seres queridos y en su propia casa ¡Qué indignación!

Imagen vía Thinkstock

Topics: crimen  peligro jovenes  homicidios