A los 13 años podría recibir cadena perpetua por asesinato y abuso sexual (VÍDEO)

Su rostro pertenece al de cualquier niño que podría estar jugando en el parque con sus amigos. Sin embargo, la trágica historia de Cristian Fernández, ha hecho que a sus escasos 13 años, sea considerado el prisionero más joven, que espera juicio en el Condado Duval (Florida) y que podría ser condenado a cadena perpetua de ser hallado culpable del asesinato en primer grado de su medio hermano de 2 años y el abuso sexual contra su medio hermano de 5 años, como dice un informe de la agencia de noticias Associated Press.

Advertisement

Lee también en ¿Qué Mas?: ¡Increíble! Niño de 4 años mató a su papá por no regalarle una PlayStation

El caso de Cristian, ha causado gran impacto a nivel internacional, así como una gran polémica entre la opinión pública, pues mientras algunos consideran que sería una sentencia justa para el autor de estos atroces crímenes, otros creen, que no se le debería juzgar como a un adulto y que debería ser rehabilitado, en lugar de ser condenado a pasar toda su vida en la cárcel.

Y es que, quienes conocen la adversa historia de este joven, pueden entender las razones por las cuales llegó a convertirse en un delincuente. Su nacimiento, estuvo marcado por la brutalidad, pues fue producto de una violación a su madre, cuando ésta apenas tenía doce años de edad. Y aunque su padre, de 25 años, recibió una sentencia y tuvo que vivir muchos años bajo libertad condicional, la tragedia de esta familia no terminó aquí, al contrario, acababa de comenzar.

Siendo un niño no deseado, la vida de Cristian se convirtió en un calvario desde pequeñito, cuando apenas contaba con dos años de edad, fue encontrado desnudo y sucio mientras vagaba, a su suerte, por las calles de Miami. Su abuela, la mujer que, supuestamente, estaba a su cuidado, se había escondido en el cuarto de un motel con cocaína, mientras su mamá de 14 años, no pudo ser localizada. Años más tarde, cuando el niño tenía 8 años, fue atacado sexualmente por un primo y golpeado por su padrastro, quien se suicidó antes que llegara la policía que investigaba la golpiza.

Así, tras una vida llena de abusos y violencia, Cristian se convirtió en un agresor. Desde los ocho años, ya era identificado como un niño problemático: se le había acusado de haber matado a un gato, haber simulado tener sexo con sus compañeros de clase y masturbarse en la escuela. Un par de años más tarde, el joven, estaría acusado de haber cometido los mismos crímenes de los cuales él fue víctima: abuso sexual, a su medio hermano de cinco años, y asesinato en primer grado, por una golpiza que le propinó a su medio hermano de dos años.

Sin duda, una historia difícil de concebir y juzgar, pues son muchos los factores que desataron una serie de actos violentos por parte de este joven. Y aunque el juicio no será nada fácil, por la naturaleza del caso, creo que este joven, no debería recibir una condena tan dura como ésta, pues no creo que lo que él necesite, sea toda una vida tras las rejas, sino la oportunidad de ser criado en un contexto alejado de la violencia y el abuso, pues si algo está claro, en todo este caso, es que Cristian nunca supo lo que era amar ni ser amado. Por eso creo que merecería una segunda oportunidad.

Ve el vídeo y saca tus propias conclusiones:

Topics: cristian fernández  cadena perpetua