¡Qué valor tiene Barack Obama al defender a los inmigrantes! (VÍDEO)

Pocas cosas me mueven de un político hoy en día. No sé tú, pero estoy tan cansada de que se insulten unos a los otros que en la época de elecciones ni me dan ganas de ver las noticias. Pero de vez en cuando algo sucede que me renueva la esperanza. Esta semana fue la Convención Nacional Demócrata y la decisión del presidente Barack Obama de dejar de bailar alrededor del tema de inmigración y los indocumentados y afrontar el tema directamente es sencillamente admirable. En el ambiente que hay en este en país en estos días con los latinos ¡Hay que tenerlas bien puestas para arriesgarse así por nosotros!

Advertisement

"Ustedes son la razón por la que una joven inmigrante quien creció aquí, fue a la escuela aquí, ofreció su respeto a la bandera ya no será deportada del único país que conoce como su hogar", dijo anoche el Obama en su discurso aceptando la nominación de su partido para que los repita su candidatura presidencial, refiriéndose a la ley de acción diferida para los "dreamers".

Al menos por dos años, porque la llamada "ley de los soñadores" que les hubiese regularizado el estatus migratorio a los niños que han vivido aquí indocumentados por las decisiones de sus padres no pudo ser aprobada en el congreso controlado por los republicanos.

Yo no estoy afiliada a ninguna organización política, pero tengo que confesar que me quito el sombrero con los demócratas. Durante esta convención, las principales figuras latinas del partido subieron al escenario de la convención, mujeres hispanas estadounidenses nacidas aquí, naturalizadas y hasta indocumentadas también lo hicieron.

¿Se imaginan lo que le hubiese pasado a Benita Veliz, la "soñadora" que habló antenoche antes de Cristina en una reunión de republicanos, pues amiga ¿qué más?: Habrían llamado a "la migra".

Yo vengo de un país donde la inmigración ilegal era común en los años 70 y 80, como también era común echarle la culpa a los inmigrantes -como se hace aquí hoy en día- de todo lo que iba mal. ¿Había más crimen? No era la policía inepta, eran los indocumentados. ¿Los hospitales públicos no funcionaban? Culpa de los indocumentados. ¿Las escuelas públicas malísimas? Culpa de los indocumentados. Desempleo…ya ni lo repito.

En México se culpa a los centroamericanos, en la Venezuela de antes a los colombianos, ecuatorianos y peruanos. En Argentina, a los bolivianos y paraguayos. Estoy segura que en todos los países, los gobiernos tienen a algún chivo expiatorio para evadir sus responsabilidades.

Sorprendentemente, Obama ni siquiera guardó ese silencio cómplice del que calla otorga.

Nos puso a los inmigrantes y a nuestros hijos a la vista de todos y después dijo: "Nosotros no creemos que el gobierno puede resolver todos nuestros problemas. Pero tampoco creemos que el gobierno es la fuente de todos nuestros problemas, como tampoco lo son los que reciben asistencia pública, las corporaciones, los sindicatos, los inmigrantes o los homosexuales, o cualquier otro grupo que nos dicen que hay que culpar de nuestros problemas".

No creas que no me dé cuenta que esta decisión de sacarnos de las sombras no forma parte de alguna maquinación política. Sé que quieren esos 22 millones de votos latinos que pueden hacer una diferencia monumental. Pero es que en un país donde la desconfianza y el racismo contra los hispanos parece parte del ADN de algunos, aprecio a los que se arriesgan a perder los votos de ellos por contar con los nuestros.

Lee más en ¿Qué más?: Julián Castro, el nieto de una cocinera indocumentada que podría ser presidente (VÍDEO)

Además se preocuparon de hacerlo bien. Vimos a latinos como Eva Longoria que viene de una familia que no cruzó la frontera, sino que como dicen: "La frontera los cruzó a ellos", cuando Texas pasó a ser parte de Estados Unidos.

Vimos a Marc Anthony cantando ayer el himno sin equivocarse, como han hecho tantos blue blood Americans.  Vimos a los hermanos Castro, estadounidenses de segunda generación. A Cristina Saralegui, nacida en La Habana. Al alcalde de Los Angeles Antonio Villarraigosa y el representante Xavier Becerra, ambos hijos de mexicanos.  A Jessica Alba, hija de esos amores biculturales, entre un mexicoamericano y una canadiense-danesa.

Pudieron no haber dicho nada y ni destaparnos. Después de todo, bien saben que la alternativa no parece estar muy inclinada a hacer nada por nuestros niños. Pero gritaron nuestros nombres, valientemente y por eso le doy las gracias.

Me sorprendió un artículo racista e ignorante publicado en USA Today, haya insinuado que la Convención Demócrata parecía una transmisión de Telemundo o Univisión por la cantidad de latinos presentes. Quizás lo dijeron por la galanura del presidente y actual candidato. Qué triste que a la gente se le olvide que éste país también nació y se levantó gracias a los inmigrantes que vinieron a poblarlo.

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!


Imagen vía NewsHour/flickr

Topics: abuso sexual menores  barack obama  eva longoria  marc anthony