Abatida por sicarios una de las reinas del narcotráfico colombiano (VÍDEO)

A los 32 años, con su metro y medio de estatura y sus 75 kilos, Griselda Blanco llegó a Bogotá, proveniente de Miami. Su travesía iba siendo escoltada por una caravana de camionetas con vidrios oscuros y hombres armados. Regresó a su país a arreglar un asuntito con Alberto Blanco, su esposo, junto a quien había construido una de las bandas narcotraficantes más poderosas del momento. Se dice que movía un negocio tan próspero que empleaba a más de 1500 personas. Era la "Madrina" del tráfico de cocaína. Con ella no se jugaba. Al marido se le ocurrió caer en desgracia con la "Reina". Habían desaparecido algunos milloncitos de las arcas de "la empresa" y su socia-esposa lo culpaba.

Advertisement

El asunto terminó arreglándose en un estacionacionamiento de la capital colombiana, donde cayó a tiros al marido, quien desagrándose intentó defenderse. La hirió en el estómago. La balacera dejó seis guardaespaldas muertos y a Blanco en el hospital por unos días. La vida siguió y sus hazañas la fueron conviertiendo en una leyenda, sobre todo por haber sido una de las mentoras de Pablo Escobar Gaviria, junto a quien se convirtió en miembro fundador del cartel de Medellín. Con los años, fue detenida por las autoridades estadounidenses. En 1985  fue condenada  por una corte federal, pero en el  2004 regresó a Colombia  tras pagar parte de los 60 años de prisión por el asesinato de tres personas en los 80, cuando dirigía una red de distribución de cocaína. Hoy, los medios del mundo amanecieron con la noticia de que la anciana Griselda Blanco fue asesinada de la misma manera que ordenó cientos de muertes: a manos de unos sicarios.La interceptaron saliendo de una carnicería en Medellín y le dispararon en la cabeza.

Lee más en ¿Qué más?: Se revive la historia del narcotraficante Pablo Escobar (VÍDEO)

Dicen que a los 69 años no se parecía mucho a la otrora "Reina de la coca" que impuso el terror en la capital antioqueña en los setenta y los ochenta. Aseguran que vivía sin lujos ni oropel, pero al parecer todavía tenía enemigos con sed de venganza.

De acuerdo a una nota publicada por el diario El Tiempo, un habitante del Barrio Belén, de Medellín, quien presenció el crimen dijo que la matriarca del narcotráfico era "más mala que el diablo". Por ahí dice el viejo refrán: "árbol que nace torcido, jamás su rendereza".

Lee más en ¿Qué más?: Las 5 cosas que no sabías de la verdadera "Reina del Sur"

La verdad es que alguien que cometió tantos crímenes y que llamó a su propio hijo Michael Corleone, en honor del mítico personaje de El Padrino, no puede haber sido una joyita. Su historia, quizás inspire una que otra telenovela, aunque en la telenovela de Telemundo: Pablo Escobar: El Patrón del Mal, la hemos visto como "Doña Graciela" o quizás veremos uno que otro libro basado en sus andanzas. Lo triste es que no es ficción. Lo triste es que personajes nefastos como ella cegaron a una nación, donde como escribió Laura Restrepo alguna vez, "hubo una generación que no sabía morirse de vieja". El sicariato sembró el terror en su país y se diseminó como una plaga maligna a países vecinos.

Lo bueno es que al menos  Medellín, supo como reponerse de la herida casi mortal que le causaron los zares de la droga. Su poderío y sus carteles quedaron enmarcados como un pasado que les ha servido de impulso para seguir hacia adelante.

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Imágenes vía My Space, Florida Department of Corrections

Topics: array