No existe castigo suficiente para una madre capaz de violar a su bebita

¡Qué la maten! Eso fue lo primero que se me pasó por la mente cuando me enteré de esta noticia. No lo puedo negar. Ya sé que no soy nadie para juzgar, pero no puedo evitar pensar que alguien que no solamente le hace daño a su propia bebita sino que también permite que otros la abusen sexualmente no merece estar viva.

Tessa Vanvlerah de Missouri ha sido sentenciada a dos condenas de cadena perpetua consecutivas por agredir sexualmente a su bebé de 5 meses junto con un tipo de California que había conocido en línea.

Advertisement

Lee más en ¿Qué más?: Dos estrellas porno luchan contra el abuso infantil

La verdad es que no vale la pena entrar en detalles. Basta con decir que esta desgraciada permitió que el hombre, Kenneth Kyle, un profesor de California State University East Bay, viniera a visitarla a ella y a su bebé cuatro veces en cinco meses desde que se conocieron virtualmente en el 2009. Durante esos encuentros, la pareja tenía relaciones sexuales entre ellos y también violaban a la bebita en diferentes hoteles. La policía se enteró al año siguiente cuando arrestaron a Kyle por pornografía infantil y descubrieron su relación con Vanvlerah.

Mientras que leía acerca de esta horripilante historia, las lágrimas me corrían por las mejías  pensando en la pobre bebita. Recuerdo bien a mis dos hijos a los 5 meses. Todavía ni se sentaban. Dependían 100% en su padre y en mi para absolutamente todo y yo pensaba que eran súper frágiles y hacía todo lo posible y lo imposible por asegurarme que siempre se sintiesen seguros y felices. Digo, todavía lo hago--¿acaso esa no es la labor de una madre?--pero más aún cuando era unos indefensos bebés.

Los abogados defensores de Vanvlerah quería que solo la sentenciaran a libertad condicional asegurando que ella sufre de un desorden psicológico, pero no lograron convencer al juez. Y ahora Vanvlerah tendrá que vivir el resto de su vida en una cárcel. 

¿Quieres encontrar a otras mamás como tú? ¡Sigue a MamásLatinas en Facebook!

Mientras tanto, su hijita, quien hoy tiene 3 añitos, ha sido adoptada por otra familia y su nueva madre dice que todavía tiene pesadillas, pero ya no grita cuando alguien la baña o le cambia el pañal. Sólo me queda rogar que su nueva familia le dé todo el amor que se merece y más.

¿Ahora entiendes el porqué de mi primera reacción? ¿Tú qué crees?

Imagen vía St. Louis County Police

Topics: array  crianza de los hijo  ser mamá