Señores del Servicio Secreto: con las latinas no se juega ¡no importa si son prostitutas! (VÍDEO)

Por ahí dicen que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo, la verdad no lo sé. Ahora, de que sigue estando vigente y siendo lucrativo, nadie lo duda, especialmente para el Servicio Secreto Estadounidense, al cual vamos a terminar encontrando en el diccionario un día de estos como sinónimo de prostitución. Desde que se armó el escándalo en Cartagena porque más de una decena de agentes en vez de andar vigilando la seguridad del presidente Obama, andaban de libidinosos dándole placer a sus cuerpecitos, han salido a relucir situaciones similares. Primero se denunció que los súper secretos andaban con prostitutas brasileñas y ahora le acaba de tocar el turno a las salvadoreñas.

Advertisement

 Al parecer en marzo del 2011, los miembros del escuadrón presidencial dieron rienda a sus fantasías sexuales en un lugar nocturno llamado Lips, ubicado en la capital salvadoreña. No me extraña que el calor y la sabrosura de las latinas haya seducido a estos falsos Robocops disfrazados de agentes. Me extraña y me avergüenza el hecho de que su actitud irrespete a la mujer latina. ¿Es que acaso estos gorilones pensaban que porque éramos "latinas" – o, lo que es lo mismo, ciudadanas de tercera- en sus cabezas sin sesos podrían haberse burlado de nosotras? Mil veces bien hecho, que les están explotando como globos de aire todos esos escándalos en la cara, para que agarren el hilo y aprendan de una vez dos lecciones: la primera es que a una dama no se le toca ni con el pétalo de una rosa. La segunda que con las latinas no se metan, porque cuando nos enfurecemos somos más peligrosas que una leona.

Si éstas mujeres son prostitutas o no y, si la suya es una profesión digna o por lo menos moralmente aceptada, eso es harina de otro saco. Eso no es lo que está en discusión. Lo relevante en este caso es que a estos grandulones abusadores, les está saliendo el tiro por la culata. Rara vez somos ante la gente lo que de verdad somos, lo que hacemos es representarnos. Vender una imagen. En el caso de los súper agentes se venden como la encarnación de los súper heroes, cuando en realidad pareciera que son una vergüenza para su género. Señores, un hombre de verdad cumple con su palabra, no abusa. No voy a entrar en una discusión ética de si es correcto o no contratar los servicios de una prostituta. Aquí la cosa es: usted contrató unos servicios profesionales y no los canceló. ¿Por qué?

Por otro lado, el líder de la mayoría del Senado Harry Reid, salió a decir que una de las soluciones que se le podía dar al Servicio Secreto era contratar más mujeres. A estas alturas, no sé si su comentario fue irónico y machista. Pero sabes qué, sea como sea el senador tiene razón: estoy segura de que si la seguridad del presidente de Estados Unidos estuviera en manos de mujeres seguramente le iría mucho mejor. ¡Mucho más si estuviera en manos de latinas!  ¿Qué opinas?

Imagen vía ·júbilo·haku·/flickr

Mira el vídeo: