Romney ganó en Puerto Rico… ¿Y?

Mitt Romney ganó este fin de semana la primaria republicana en Puerto Rico, pero a parte de sumarle 20 delegados más a su cuenta para ser el candidato presidencial, su triunfo probablemente no cambie para nada la relación disfuncional que el partido tiene con la comunidad latina.

Uno podría pensar que después de pasar por la isla –Rick Santorum casi pasó tres días-  los precandidatos se habrían sensibilizado un poco a nuestra cultura y se habrían acercado a las necesidades de nuestros electores, pero francamente lo dudo. ¿Por qué? Para muestra un botón: anoche para felicitar a Romney, el presidente del comité nacional republicano habló de los "portorriqueños". ¡No puede ser!

Advertisement

Santorum, el principal rival de Romney llegó a Puerto Rico diciendo que el estado debía establecer el inglés como el idioma oficial, antes de que sea considerado un estado con todos los derechos en la Unión Americana. Lo entendería si Estados Unidos tuviese un idioma oficial, pero no lo tiene. Así que la insistencia de Santorum no tiene ni pies ni cabeza.

Lo peor de todo es que él sabe que los puertorriqueños toman estas presiones como una cuestión de honor. Mi conclusión es que o sus asesores para la comunidad latina son unos ineptos, o su discurso sólo va dirigido a la extrema derecha del país, es decir, el voto hispano no le interesa para nada.  En ambos casos es preocupante.

Romney, por su parte, fue un poco más inteligente y cuando llegó tenía el apoyo del gobernador, el también republicano Luis Fortuño. Habló de conceder a Puerto Rico el estatus de estado formal, sin condiciones y evitó referencias a su estilo de vida de millonario, que tantos disgustos han dado a su campaña.

Hoy los precandidatos republicanos están en Illinois, donde habrá primarias mañana. Hoy Romney trató de vender su victoria en la Isla como una muestra de que los latinos sí votarían por él. Pero su retórica es fallida. La participación electoral de los republicanos en la isla cayó en casi 50%. Es decir, los republicanos no convencieron ni a la mitad de los que militan en su partido.

Imagen vía Getty Images