Latinoamérica, en el epicentro de la revolución de Anonymous

¿Podrías pasar un mes, todo el mes de marzo, sin comprar productos digitales, música, películas, vídeojuegos, libros, para defender tus derechos a la libertad de información en Internet? Eso es lo que nos está pidiendo el grupo de hacktivistas Anonymous.

La idea detrás del Marzo Negro es darles a las empresas del entretenimiento dónde más les duele: en el bolsillo, para protestar por los intentos de controlar cómo los usuarios comparten información online, específicamente después de los arrestos de los creadores de Pirate Bay y Megaupload. Si consumes productos digitales gratuitos en Internet sabes de lo que te estoy hablando.

Advertisement

La campaña además quiere castigar al sector y a las autoridades por los arrestos esta semana a 25 de sus miembros, en lugares que debo reconocer que me sorprendieron: Argentina, Colombia, Chile y España. ¡Tenemos piratas digitales en Latinoamérica! Y  ahora imagínense que estoy susurrando:¡Qué orgullo! La verdad es que siempre me ha encantado un rebelde, y que en el mundo actual el rebelde sea un nerd que habla español me derrite.

Lee más en ¿Qué más?: Wikileaks y Anonymous ¿piratas cibernéticos o la encarnación de Robin Hood?

El grupo Anonymous nació en 2004 y desde entonces han lanzado eficientes ataques contra gobiernos y empresas a nivel mundial. La imagen del grupo es la máscara de Guy Fawkes, un anarquista británico del siglo XVII. La máscara fue popularizada por la película V Vendetta, con Natalie Portman. La organización tiene múltiples vídeos en YouTube en muchos idiomas. La voz en castellano, tiene pronunciación española, aunque los expertos dicen que es totalmente digitalizada y fue creada con un programa que lee textos.

Los detenidos están involucrados a ataques contra la presidencia y  el ministerio de Defensa de Colombia, la empresa eléctrica Endesa y la Biblioteca Nacional en Chile, y los premios Goya en España, entre muchas otras organizaciones. En Brasil, Anonymous atacó nueve bancos el mes pasado. Las autoridades han revelado que ya han puesto en libertad a cinco de los detenidos, de los cuales dos tenían 17 años.

La organización en Latinoamérica también ha atacado las redes digitales de los gobiernos e instituciones que acusan de corruptas, mientras que en los países industrializados se han concentrado en protestar contra los intentos de censurar la información. Sus iniciativas se han acelerado desde enero cuando el FBI cerró el sitio Megaupload, un website que ofrecía servicio de intercambio de archivos.

En Estados Unidos, Anonymous ha dañado el funcionamiento de varios websites entre los que se incluyen el departamento de Justicia, el FBI, la Asociación Estadounidense del Cine, el Grupo de Música Universal, y la Asociación Discográfica de Estados Unidos. También ha provocado el colapso de decenas de websites dedicados a difundir imágenes de niños con fines sexuales.

Yo reconozco la importancia del derecho de autor y de que los creadores de los productos digitales reciban el pago que les corresponde por su trabajo, pero también creo en la libertad de información. Hoy más que nunca la información es poder y admiro a los que la defienden el derecho que tenemos a ella, de una manera absolutamente pacífica. Como para todo en la vida, me parece que la palabra clave es "equilibrio". Vamos a ver si también encuentro equilibro en mis compras digitales, que últimamente parecen estar desbordadas.

Imagen vía Eneas/flickr